La planta de Fujitsu en Málaga mantendrá su plantilla fija pero crecerá menos

Actualmente, la producción de esta empresa se encuentra en un 63% del total planeado.

Fujitsu Ten.
Fujitsu Ten.

E.P. La planta de Fujitsu Ten en Málaga mantendrá su plantilla fija a pesar de que “las expectativas de crecimiento no se cumplirán”, ya que la producción se encuentra en un 63% del total planeado.

La directora gerente de Fujitsu Ten España, Blanca Hermana, ha explicado a Europa Press que esto se debe a que hay líneas que han parado la producción, por lo que finalmente han decidido no contratar a un número de trabajadores temporales que tenían previsto para cubrir picos, aunque ha señalado que “más o menos” habrá trabajo para la plantilla fija.

La fábrica planteó un nuevo expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) que aplicará hasta final de año y que afectará a casi la totalidad de la plantilla fija, debido a la incertidumbre causada por la pandemia global de COVID-19. El ERTE comenzó el 18 de mayo, un día después de que acabase el expediente anterior, que presentó el pasado febrero ante la falta de materiales provenientes de China a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus.

Sin embargo, desde el pasado 1 de junio han estado operativos entre 330 y 350 empleados, mientras que algunos continúan con teletrabajo. “Seguimos más o menos igual, esta semana estamos recuperando poquito a poco, pero seguimos con algunas líneas que están paradas”, ha apuntado Hermana.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, José Lozano, de CCOO, ha recordado que esta situación “puede cambiar” según las líneas que se paren, si bien en las últimas semanas se ha ido incorporando “casi la totalidad de la plantilla”.

Cómo reaccionará el mercado

Hermana y Lozano han precisado que el cierre de fábricas de automoción en España aún no les ha afectado porque ellos dependen de Toyota, que “todavía no ha sacado estimaciones del año fiables”, ha apuntado la directora gerente. “En principio nosotros tenemos ya mucha gente recuperada del ERTE y la cosa es ver cómo se va a comportar el mercado en ventas”, ha afirmado, aunque ha advertido de que “si hay una crisis muy gorda en Europa, ¿quién va a estar en disposición de comprarse un coche? Dependerá mucho de la crisis económica que tengamos”.

Hermana ha explicado que “un producto en automoción se arranca como mínimo un año antes, es decir, que lo que tenemos ahora para el año que viene está cerrado, en cuanto a diseño, etcétera. Lo que sí es verdad es que en el mercado la tendencia es que cada vez tenga más electrónica, más comunicaciones”, precisamente a lo que se dedica la planta de Málaga.

“Ahora va a ir todo por más control electrónico lo que son los dispositivos del vehículo”, ha continuado, “pero a corto plazo no va a haber ningún cambio drástico que nos va a incrementar mucho la carga o nos va a caer demasiado, va a depender solamente del número de vehículos que se fabriquen con los dispositivos que ya tenemos en negocio”, ha señalado.