Fujitsu Ten en Málaga plantea un nuevo ERTE hasta final de año

El ERTE comenzará el 18 de mayo, un día después de que acabe el expediente anterior, que presentó el pasado febrero ante la falta de materiales provenientes de China a raíz del coronavirus.

Fujitsu Ten.
Fujitsu Ten.

E.P. La planta de Fujitsu Ten en Málaga ha planteado un nuevo expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) que aplicará hasta final de año y que afectará a casi la totalidad de la plantilla fija, debido a la incertidumbre causada por la pandemia global de COVID-19.

El ERTE comenzará el 18 de mayo, un día después de que acabe el expediente anterior, que presentó el pasado febrero ante la falta de materiales provenientes de China a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus, según han explicado a Europa Press la directora gerente de Fujitsu Ten España, Blanca Hermana, y el presidente del comité de empresa, José Lozano, de CCOO. “No quiere decir que vayamos todos al ERTE, sino simplemente que estamos incluidos e irán al ERTE dependiendo de las líneas que vayan parando”, ha concretado Lozano sobre el expediente, en el que figuran 338 de 354 empleados.

Lozano ha precisado que se ha decidido abrir un nuevo ERTE debido a que “a día de hoy hay varias de las factorías de Toyota que no terminan de arrancar o han arrancado a un ritmo muy bajo; luego estamos analizando que la venta de vehículos se ha desplomado y las previsiones de la demanda de clientes se sabe que va a bajar”.

Por su parte, la directora gerente de Fujitsu Ten España, Blanca Hermana, ha indicado que, como desconocen el impacto de esa bajada, han solicitado ese ERTE adicional hasta final de año. “En la medida en que vayamos necesitando lo utilizaremos; ojalá no lo necesitemos, porque este primero que hemos tenido la verdad que lo hemos utilizado mucho menos de lo esperado”, ha puntualizado. “Hemos intentado retrasar las paradas, hemos hecho todo lo posible para conseguir los componentes y cuando ya no hemos tenido más remedio hemos parado”, ha añadido.

Así, en el nuevo ERTE figura “toda la plantilla menos jefatura, incluyendo la jefatura japonesa”, si bien en el anterior “ha habido gente que no se ha ido ningún día, hemos metido todos porque no tenemos información fiable suficiente para saber en qué volumen nos va a impactar”, ha concretado Hermana.

“Nosotros, dependiendo de lo que se caiga la demanda, tendremos que intentar concentrar producciones, que al ERTE no vayan siempre los mismos, sino rotar a la gente, e intentar un poco que cada uno ponga de su parte para salvar a todos”, ha señalado.

Asimismo, ha detallado que el actual ERTE se aplica cada vez que se para una línea, situación que se produce “porque el cliente se ha retrasado en la reanudación debido a las medidas que han tomado en cada país; la idea es que cada vez que se ponen en marcha nosotros nos ponemos en marcha y algunos se están retrasando”.

A esto se añade un “segundo peligro” y es que todavía carecen de un plan de ventas claro porque “no hay estimaciones, pero se está hablando de una caída en la demanda anual importante”, ha remarcado Hermana. “Algunos han estado parados y otros han reanudado, pero donde hacían 1.000 y pico vehículos al día pues están haciendo 300”, ha indicado al respecto.

“Hay que tener en cuenta que los concesionarios han estado cerrados, no han tenido ventas, en algún caso lo que han tenido ha sido un cambio de modelo y han estado almacenando en la carpa para no retrasar mucho la entrada del modelo nuevo, no porque hayan vendido”, ha precisado la directora gerente de Fujitsu Ten España.

En este sentido, ha resaltado que “en Europa las compañías del sector están hablando de una caída de entre un 40 y 60 por ciento del volumen actual”, mientras algunas arrancan “como mucho por turnos”.

“Nuestro año fiscal termina en marzo y empieza en abril, yo espero que no sea tanto, porque si esto es así esto va a ser un descalabro tremendo, hay que intentar tomar todas las medidas que podamos”, ha reflexionado Hermana.

Sobre la posibilidad de abrirse a nuevos negocios para amortiguar este golpe, la directora gerente de Fujitsu Ten España ha señalado que actualmente esto “no se está moviendo en casi ningún sector; nosotros no hemos dejado de buscar nuevos productos, tanto en Europa como en Japón”.

“El problema es que con todo el mundo parado es difícil ahora mismo; luego, por otro lado, el incorporar un producto de automoción no es un proceso que se tarde ni un mes, ni dos, ni tres; es proceso de un año, año y medio”, ha continuado, para lo que hay que “preparar una línea, hacer las inversiones, los procesos de producción, la industrialización, los equipos… eso no se hace en tres días”.

“Ahora mismo lo que estamos buscando es hacer transferencia de proyectos: algo que se esté haciendo en otro sitio que no anden tan faltos de carga y se puedan transferir, en ese proceso sí se tarda algo menos, pero no tenemos nada, está todo parado”, ha añadido Hermana.

Por estos motivos, ha considerado que “es muy triste que en tanto en cuando se retrase la actividad económica la gente tendrá menos dinero y comprará menos de todo. Nuestro mercado no es el nacional, nosotros tenemos más de un 80 por ciento de mercado fuera de España, pero aun así es que esto es muy triste, al final ¿Quién va a estar en condiciones de comprar un coche?”.

“En China tenemos datos de que se han incrementado las ventas de vehículos porque nadie quiere ir en el transporte público por miedo, pero aquí la gente ya tiene coche”, ha añadido la directora gerente de Fujitsu Ten España.