Fujitsu Ten en Málaga adapta su producción para fabricar respiradores

Por el momento, Fujitsu Ten Málaga solo mantiene la preparación para fabricar respiradores, un pequeño taller de reparación de cajeros a petición de Madrid y algunos empleados en teletrabajo.

Fábrica.
Fábrica.

E.P. La planta de Fujitsu Ten en Málaga se encuentra en estos momentos adaptando una línea de producción para fabricar respiradores, a la espera de que lleguen todos los materiales y de que los prototipos diseñados en Málaga reciban el visto bueno.

La fábrica comenzó a aplicar finalmente hace más de dos semanas el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que se presentó ante la falta de materiales provenientes de China a raíz de la crisis sanitaria del virus COVID-19, y mantiene actualmente solo la preparación para fabricar respiradores, un pequeño taller de reparación de cajeros a petición de Madrid y algunos empleados en teletrabajo.

Así lo han explicado a Europa Press el presidente del comité de empresa, José Lozano, de CCOO, y el delegado sindical de UGT en Fujitsu Ten, José María Amador. “En Semana Santa si se trabaja se va a hacer nada más en el respirador, estamos esperando que llegue el material, ya está llegando algo de material pero el grueso no ha llegado todavía”, ha precisado Lozano.

El presidente del comité de empresa ha indicado que todo está paralizado “salvo un pequeño taller para reparación de cajeros que nos lo están pidiendo desde Madrid”, la adecuación de la línea para respiradores, además de “un número importante de empleados con teletrabajo preparando el tema para la vuelta”.

“Prácticamente todo el mundo está en el ERTE, incluso las personas que no habían entrado en el ERTE actualmente tampoco están trabajando”, ha señalado por su parte Amador, “a excepción del equipo técnico que está preparando la producción del respirador, que están en estos momentos a la espera del pistoletazo de salida para que se pueda ya fabricar, y una parte pequeña de soporte técnico de reparación de equipos de banca, de cajeros automáticos”, ha añadido.

También hay gente en teletrabajo y estaban a la espera de mejorar las conexiones seguras para que más empleados realicen sus funciones desde casa, ha completado. “Desde que se paró la producción de Toyota en Europa ahí ya se tomó el grueso fuerte y se mantuvo lo más necesario que había e incluso en alguna línea se intentó conseguir una producción un poquito mayor para poder mandar a la gente a casa”, ha concretado.

Así, ha detallado que lo último “fue ya a partir de que se tomaran las medidas más duras; se mantuvo algo de producción para Rusia, Turquía y también EEUU, que era “lo fundamental, que se mantuvo una semana más”.

La planta de Málaga tiene como principal actividad la fabricación de equipos electrónicos para automóviles, además de contar con líneas para fabricar cajeros bancarios automáticos, máquinas recicladoras de billetes y otros productos para diversos sectores.