El sector del transporte de viajeros estiman pérdidas de más de 230 millones de euros

Más del 90% de las empresas del sector transporte se han visto abocadas a tramitar un ERTE.

Autobuses en un aparcamiento.
Autobuses en un aparcamiento.

E.P. La Asociación Provincial de Empresarios Transportistas y Agencias de Málaga (Apetam) han aludido al “estado de parálisis y quiebra técnica” en el sector del transporte de viajeros por carretera y los profesionales estiman a nivel anual unos 230 millones de facturación en la provincia, por lo que calculan “que el año está perdido”.

El presidente de Apetam, Juan Sierra, ha señalado que “teniendo en cuenta que la temporada de Semana Santa coincide con el estado de alarma, y que en verano habrá mucha cautela y restricciones en los movimientos, el cierre de ingresos será residual en lo que queda de año”.

Así, ha explicado que con casi el 100% de cancelaciones en el plano discrecional, “el sector recibió como un varapalo la suspensión unilateral de los contratos públicos del transporte escolar, así como la falta de apoyo del sistema bancario, sabiendo que es un segmento económico con alta capacidad de endeudamiento, por el alto coste de la renovación de flota y su afán de ofrecer los mejores servicios”.

“Estos factores están acelerando el hundimiento de un sector clave en la industria turística de Málaga y Andalucía”, han explicado desde Apetam a través de un comunicado. A esta situación, han dicho, “se le añaden las graves consecuencias a nivel de empleo, con un 90% de empresas abocadas a tramitar Expedientes Temporales de Regulación de Empleo”.

En la provincia de Málaga hay más de 1.800 profesionales en este sector y, siendo uno de los que mayor empleo genera durante todo el año, junto con el hecho de que, tradicionalmente, la mayoría son empresas familiares, la situación es nefasta a nivel de empleo, pero también en el ámbito del mantenimiento económico y social de dichas familias.

“Nadie en la Junta se ha planteado con seriedad este sector, aportando soluciones más ambiciosas para un mantenimiento estable de cara al final de esta crisis. Sabiendo que serán dos o tres meses de parón, no pueden parar bruscamente los contratos y los ingresos en un ámbito empresarial con muy poco margen de maniobra, sin ofrecer una solución a los contratos del transporte escolar”, ha advertido Sierra.

“Las empresas adjudicatarias de las rutas escolares que gestiona la Junta solo han recibido la resolución de la suspensión de los contratos Transporte Escolar y casi hay que suplicar que cumplan con las indemnizaciones previstas para estos casos”, ha añadido, señalando, al respecto, que “en otras comunidades, ya se ha establecido un porcentaje que se va a pagar de esos contratos a partir de ahora”.

“Y aquí, ha continuado, si quieren mantener el empleo en el sector y la supervivencia de las empresas del transporte, deberán fijar al menos un 60% del pago de los contratos del transporte escolar, para paliar con un mínimo de garantías esta situación”.

A los “graves efectos económicos y de empleo”, ha insistido Sierra, “la indignación también aumenta, ya que el presidente de la Junta ha dicho por activa y por pasiva en medios regionales y nacionales que los autobuses escolares, se podrían utilizar para trasladar trabajadores agrarios siendo totalmente inviable por su propia resolución. Nosotros queremos aportar y trabajar para salir de esta crisis, pero con diálogo y soluciones factibles”, ha indicado.

Por último, ha reiterado que con los contratos de transporte escolar suspendidos y todo el transporte turístico cancelado, el sector espera ahora “darle salida a los más de 1.200 vehículos que tiene parados en la provincia, establecer una mesa de diálogo para mantener a flote al sector, apostar por el empleo, y que cuente con empresas fuertes para volver tras la crisis a seguir siendo bastión importante del sector de la movilidad y el turismo en la comunidad”.