Cerrar

De la desaladora de Marbella al bombeo de Rojas: desgranando las actuaciones

La Junta de Andalucía ha puesto en marcha diversos proyectos hídricos ante la sequía en Málaga, como el aumento de la capacidad de la desaladora de Marbella hasta los 20 hm3

sequía

El quinto año hidrológico de sequía en Málaga ha obligado a la Junta de Andalucía a imponer restricciones

Actualmente, Málaga está pasando por su quinto año hidrológico de sequía. Los años hidrológicos no se miden como los convencionales: van desde el 1 de octubre hasta el 30 de septiembre del año siguiente. En este lustro, las precipitaciones que han caído han sido solo un 30% de las medias históricas.

Sin previsiones de lluvias por delante y con los embalses malagueños al 16% de su capacidad, la Junta de Andalucía tuvo que poner en marcha a partir de junio de 2021 una serie de Decretos de Sequía en los que se destinaban inversiones millonarias para llevar a cabo varios proyectos hídricos en la provincia. “Han consistido en una doble vertiente: en aumentar la capacidad de abastecimiento a la población, y al mismo tiempo, aumentar la capacidad de dotación para el regadío”, explica Fernando Fernández Tapia-Ruano, delegado de Agricultura de la Junta en Málaga.

El objetivo principal de las actuaciones es interconectar los sistemas Guadalhorce-Limonero, Axarquía-Viñuela y Costa del Sol occidental para poder llevar agua de uno a otro según sea necesario. En esto consiste precisamente el famoso bombeo de Rojas. Se trata de unas conducciones y bombas de impulsión que aumentan la capacidad de transferencia de agua para consumo humano desde otro bombeo que hay en La Rosaleda hasta el pantano de La Concepción, en Marbella. Así, el agua puede viajar desde Málaga hasta la Costa del Sol y viceversa.

La primera piedra de esta actuación se colocó en enero de este mismo año, aunque el proyecto pertenece al III Decreto de Sequía aprobado por la Junta de Andalucía. Hasta la fecha se han aprobado cuatro Decretos de Sequía. Juntos suman 500 millones de euros en inversiones para todas las cuencas hidrográficas de la comunidad, aunque más de 120 millones se han adjudicado a la provincia de Málaga. De hecho, el bombeo de La Rosaleda se mejoró con el I Decreto de Sequía. “Desde hace ya dos años se está enviando desde el bombeo de La Rosaleda hacia la Axarquía casi 300 litros por segundo para garantizar el abastecimiento de la población”, destaca Fernández Tapia-Ruano.

Otro de los proyectos en marcha para aumentar el agua de consumo es la ampliación de la capacidad de la desaladora de Marbella de seis hectómetros cúbicos a 20. En el II Decreto de Sequía ya se incluyó el aumento de seis a 12 hectómetros cúbicos. Estas obras ya están en marcha y el delegado calcula que para abril estarán finalizadas, pero recientemente se ha aprobado un nuevo plazo de nueve meses para la ampliar la capacidad de la desaladora hasta los 20 hectómetros cúbicos.

Sequía

Al otro lado de la provincia, en el municipio de Vélez, se asoma la construcción de la segunda desaladora de Málaga. Aún está muy verde, pero la Junta ya cuenta con tres propuestas de proyectos y los terrenos están reservados: la futura desaladora se levantará junto a la depuradora del municipio, cerca del centro comercial El Ingenio. Pero pese a que se van dando pequeños pasos, esta actuación, siendo optimistas, podrá comenzar a ser una realidad como pronto a partir de 2026.

“Las cosechas se han reducido drásticamente. Estamos a unos niveles de tropicales de hace 10 años”

En la misma situación está la famosa autovía del agua. Se trata de un sistema de conducciones que pretende transportar agua en gran cantidad para abastecimiento de la población desde el Campo de Gibraltar hasta Málaga. El proyecto del primer tramo (Campo de Gibraltar-Estepona) se encuentra en espera para la licitación de sus obras. Esta actuación costará por encima de los 200 millones de euros y está prevista a medio-largo plazo.

Otro de los proyectos destacados son las desalobradoras portátiles. Fernando Fernández Tapia-Ruano detalla que se van a instalar en unos pozos hasta ahora abandonados del río Guadalmansa y el río de Fuengirola. Otra irá en la ETAP de El Trapiche.

“Justo al lado existen otros pozos que están en mal estado. Lo que se pretende es desalobrar ese agua también e incorporarla a la ETAP para distribuirla a la zona de la Axarquía”, explica el delegado.

¿Cómo es el circuito del agua?

El agua, hasta que sale por el grifo de las casas, recorre un camino que pasa por diferentes tratamientos, tuberías y operadores. El primer paso del circuito del agua es la captación: aquí, la empresa en cuestión recoge el agua que cae a los embalses a través de una conducción. Por ejemplo, Acosol recoge el agua del pantano de La Concepción. Después, este recurso debe ser tratado en las ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable). A esta agua se le une, en el caso de la Costa del Sol, el agua ya tratada por la desaladora de Marbella, y a veces también existen pozos que aportan su grano de arena para aumentar el abastecimiento.

Todas estas fuentes son conducidas a los municipios a través de un gran sistema de tuberías. Una vez en ellos, las localidades cuentan con varias tomas de agua desde donde se suministran. Hasta aquí, a este recorrido se le llama ‘suministro en alta’. Una vez en las localidades, pasa a llamarse ‘suministro en baja’, y cambia también la competencia. Ahora es cada ayuntamiento quien se encarga, a través de un operador que puede ser privado, público o mixto, de gestionar el agua y del mantenimiento de las tuberías.

El campo también tiene solución

Las principales actuaciones hídricas pensadas para abastecer los cultivos de regadío son fundamentalmente dos: la EDAR del Peñón del Cuervo y la instalación de tratamientos terciarios en las restantes depuradoras.

La EDAR del Peñón del Cuervo se inauguró precisamente a mitad de febrero. Concretamente, viene a surtir de agua regenerada a la zona de riego de la Axarquía. “Lo que se ha hecho es una tubería de más de 10 kilómetros que va a llevar toda esa agua regenerada en el Peñón del Cuervo hacia la EDAR del Rincón de la Victoria”, indica Fernando Fernández Tapia-Ruano. “Allí hay una serie de depósitos y unas bombas de impulsión que envían ese agua a los cultivos de la Axarquía”.

Por otro lado, los tratamientos terciarios se instalaron en las depuradoras de Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Algarrobo y las dos de Torrox. La normativa europea exige que las depuradoras cuenten con tratamientos secundarios, con los que el agua ya se puede verter al río o al mar. Sin embargo, para utilizarla en los cultivos es necesario que pase por un tratamiento terciario.

En los últimos años y gracias a estas actuaciones, el agua regenerada para los cultivos de la Axarquía ha conseguido incrementarse en 22 hectómetros cúbicos. Es el modelo que la Junta quiere replicar en el Bajo Guadalhorce con el IV Decreto de Sequía, aprobado a final de enero. Según el delegado, contempla la preparación y puesta en marcha del terciario de la EDAR del Bajo Guadalhorce para, igualmente, suministrar agua regenerada a los regantes de esa comarca.  

scroll to top