Cerrar

“Empezamos tres trabajadores en una nave de 100 metros”

Gabriel Villalobos, uno de los fundadores de Redur Málaga, habla sobre su empresa, uno de los centros logísticos más importantes de Andalucía

Redur

La compañía cuenta con una plantilla de 200 trabajadores

Los fundadores de Redur Málaga, Gabriel Villalobos y su mujer Margarita Ordóñez, no imaginaban tener una empresa de tal envergadura, pero no lo descartaban: “No lo veía como un imposible”, afirma él en esta entrevista con Vida Económica. Esa visualización la ha materializado en uno de los pulmones logísticos de Málaga que mejor respira. “Lo escribo, me enfoco y voy a por ello”, describe sobre su personalidad. Esa que ha permitido crear una estructura por la que pasan 400 toneladas de mercancías al día.

Una nave de 100m2 y un trabajador. Eran los números que barajaban Gabriel Villalobos y su mujer Margarita Ordóñez hace 35 años, cuando decidieron… idear una regadera llamada a germinar Redur Málaga. Un ambicioso proyecto que recoge hoy sus frutos con un crecimiento sobre los dos dígitos. “Nunca me tiro al vacío: tomo decisiones muy estudiadas y matizadas”, asegura el propietario y director de esta firma malagueña. Las que les han conducido a un centro logístico de más de 20.000 m2 que da empleo a 200 personas.

¿Qué se hace en Redur Málaga?

Nos dedicamos a la distribución de última milla, lo que conocemos como el reparto, y la logística integral. Esta última es nuestra particularidad: el cliente se olvida de la mercancía y solo se dedica a vender. Su material está en nuestras instalaciones. Nos encargamos de recepcionar su material, lo ubicamos en nuestras estanterías, procesamos sus pedidos y los etiquetamos y enviamos a cualquier punto. Nuestro valor es mucha infraestructura de metros cuadrados para ubicar todo ese material y mucha infraestructura de vehículos de todos los tamaños para la distribución.

¿Nace de la necesidad o la creatividad?

Yo no invento la fórmula, pero sí que hay un problema de suelo en Málaga para que las empresas puedan crecer. En vez de que amplíen sus instalaciones por aumento de material o por la propia estacionalidad de sus ventas, estamos nosotros para actuar como pulmón de apoyo a estas casuísticas. Esas empresas que no tienen capacidad de almacenaje no tienen que ampliar sus costes fijos sino que nos usan a nosotros como coste variable porque recogemos, almacenamos y expedimos. 

Redur

«Nuestro mayor valor añadido es la tecnología, que nos permite ofrecerle a nuestros clientes información tiempo real»

Redur Málaga también ha tenido que crecer…

Llegó un momento que teníamos hasta 7 instalaciones distintas y hace unos años planificamos que no era viable tenerlas separadas y empezamos a planificar unificarlas en este centro logístico en el que llevamos casi dos años. Es difícil crear una infraestructura así porque no había suelo. Lo que hicimos fue construir el propio polígono de 200.000 m2, que nos quedamos al 50% y vendimos la otra parte. Lo importante era tener esta infraestructura lo más cerca de la ciudad para que el cliente tenga el pedido en un plazo muy corto.

¿Y ya solo están aquí?

Está todo centralizado excepto una de 4.000 m2 en el Centro de Transportes de Málaga para un cliente exclusivo que usa nuestras instalaciones para almacenar materia prima, por un lado, y el producto acabado, por otro. También le hacemos ese proceso de etiquetado y distribución.

Redur

«No me imaginaba tener esto, pero tampoco lo veía como un imposible»

Gabriel Villalobos cita el esfuerzo, el sacrificio y la organización como los tres valores fundamentales en los que deposita su éxito empresarial. “Tengo una buena empresa, pero también dos hernias discales”, bromea en esta entrevista con Vida Económica. Y es que este malagueño pasó ocho años de su prematura veintena trabajando en una empresa logística de primer nivel nacional. “Me puse a repartir, hice de factor, visité clientes y hasta me atreví con la contabilidad”, enumera Villalobos sobre su “importante” aprendizaje previo a fundar Redur Málaga. Lo hizo movido por la personalidad que todavía mantiene: “Siempre me he considerado una persona de mente inquieta”, afirma, pero eso sí: “Riesgos siempre se toman a nivel empresarial, pero quiero tener el control y no perderlo: siempre he actuado así y me ha funcionado”.

¿Cuál es el perfil de su cliente?

Trabajamos tanto con otras empresas como con el consumidor final, esa última milla que comentaba. Tenemos un campo tan cubierto que no nos cerramos a ningún cliente. Somos de los pocos que le podemos hacer todo a todos los clientes, incluso si no necesitan almacenaje. En ese sentido, tenemos múltiples clientes, desde el sector tecnológico al textil pasando por el alimenticio no perecedero. Además, uno de nuestros cuatro módulos es un almacén en exclusiva para el Servicio Andaluz de Salud, con el que tenemos una licitación para la distribución de todo el material sanitario para hospitales y centros de salud de la provincia de Málaga. Y con el resto hacemos el mismo proceso: etiquetamos y mandamos a cualquier país de Europa.

Tecnología al servicio de la logística: renovarse o morir

Redur

La tecnología es uno de los engranajes de mayor valor de Redur Málaga. La firma malagueña la usa, primero, en su sistema de gestión de almacenes ―-“todo lo que recepcionamos se identifica y se le facilita un código al cliente para que tenga acceso en tiempo real al estado de todas su referencias”-.―Además, en un sistema nacional de información en nube en el que “registra cualquier movimiento que cualquier administrativo o repartidor realiza sobre un pedido”. Por otro lado, los propios módulos de almacenaje son semiautomáticos. “Al tener múltiples clientes, las medidas son diferentes y no podemos automatizar al completo”. Una máquina es la encargada de almacenar y recoger la mercancía en su respectiva ubicación con destino diario a todas las provincias de España de norte a sur. “En la parte de distribución y última milla las cintas automáticas ubican, pesan y depositan en las zonas donde está el vehículo de cada localización”, ejemplifica Villalobos. Todo con la generación, a partir de placas solares, de 70 kilovatios diarios de autosuficiencia energética.

¿Qué incidencia geográfica tienen?

Estamos en todas las provincias de España. Contamos con 62 delegaciones entre las nacionales y las de Portugal, y tenemos colaboración con toda Europa. La marca nace en Zaragoza hace 50 años y nosotros somos una extensión con entidad propia. Cuando decide expandirse en toda España colaboro directamente en abrir delegaciones en toda Andalucía, pero me quedo con Málaga.

¿A qué problemáticas se enfrenta el sector?

Principalmente, mano de obra. Fruto de la necesidad de encontrar conductores autónomos para la distribución de nuestra mercancía, hemos creado una escuela de formación en la que financiamos al alumno su vehículo, le garantizamos una facturación mínima mensual con nuestros clientes y lo formamos en la distribución logística. A las personas jóvenes les cuesta mucho dar el salto porque se encuentran con la dificultad de comprar su primer vehículo o las gestiones burocráticas, por eso hemos ideado este formato.

¿La estacionalidad no es un problema?

La media anual es muy estable. Ten en cuenta que nuestro consumo va por delante de la temporalidad. Málaga crece en habitantes en agosto, por ejemplo, pero nosotros ya tenemos esa previsión en nuestros almacenes al menos dos meses antes. Todo eso conlleva tener una base de datos muy buena y una coordinación y comunicación con el cliente exhaustiva. De lo contrario, es imposible.

Una coordinación 24 horas…

Y 365 días al año con unas condiciones de seguridad máximas en todo nuestro recinto. No solo toda la tecnología informática de gestión de los almacenes que nos permite visualizar todas nuestras referencias, sino que mantenemos un control estricto de acceso en cada puerta que da acceso a un departamento determinado de nuestras instalaciones. Además, cómo no, contamos con cámaras de seguridad.

Redur

¿Cómo visualiza el futuro?

Tenemos varias líneas de diversificación de negocio, como el que he citado de la escuela de formación de conductores logísticos u otro relacionado con el ámbito de la educación infantil, en el que ya gestionamos tres centros educativos con 40 empleados. No obstante, nuestro objetivo es seguir creciendo en estas instalaciones. De momento, lo estamos haciendo sobre los dos dígitos gracias a un campo de negocio que ahora mismo en Málaga no hay quien dé con estas posibilidades tan amplias. 

scroll to top