Cerrar

La ‘inconsciencia’ de fabricar 25 cocinas al día

Hablamos con José Manuel Pabón, directivo de Inko Cocinas, una empresa malagueña ubicada en Coín especialista en realizar cocinas a medida

inko cocinas

La empresa cuenta con presencia internacional en 6 países (Portugal, Francia, EAU,Omán,, EE.UU. y Malta)

Estar a 25 kilómetros de la Costa del Sol es un argumento suficiente para que una industria funcione, pero más aún es la actitud para aprender y mejorar que traslada José Manuel Pabón. Es uno de los directivos de Inko Cocinas, la fábrica de cocinas ubicada en Coín que factura 15 millones de euros al año.
¿Los fundadores? «Fueron en su día dos inconscientes que montaban cocinas para otra empresa».

«Todo el reparto lo hacemos con transporte propio: contamos con seis trenes de carretera y 12 cajas»

Dejar un trabajo fijo para emprender es una inconsciencia. Al menos, lo era para la familia de José Manuel Pabón. Su tío y su padre, con quien comparte nombre, decidieron hacer lo descrito siendo dos treintañeros sin estudios superiores. «Mi abuela y mi tía abuela tuvieron que avalar con sus casas aquella insconciencia», recuerda ahora el que es uno de los directores de la firma. Nacía Inko Cocinas. Era 1999 y la experiencia de los dos montadores de cocinas atornillaba tablones en una nave alquilada de 500 m2. «Montaron la fábrica con el objetivo de hacer una o dos cocinas al día». Hoy, ubicada en Coín, fabrica la ‘inconsciencia’ de 25 cocinas diarias.

inko cocinas
Cuenta con una facturación de 15 millones de euros

El responsable que atiende a Vida Económica tenía 9 años. Ahora, mientras su padre y su tío, Juan Carlos Pabón, ejercen de consejeros, él comparte dirección con su hermano Juan Carlos y su prima Yessica. Lo hace en unas instalaciones de 9.000 m2 que reciben cada día tres tráilers de tableros procedentes de Suiza. «No vendemos a cliente directo, sino a distribuidores de zona», explica Pabón, quien data el hito de la expansión en la crisis económica de 2008. «Necesitábamos minimizar la caída del mercado y nos abrimos más allá de Málaga», argumenta. La estrategia, que les condujo incluso a un récord de crecimiento del 62% interanual, se completó con un rebranding de marca: «Fue un revulsivo total».

«Lo más complicado de la internacionalización es adaptarse al mercado: tenemos que inculcar nuestra cultura en aquellos países a donde vamos. Tienen otra visión de la calidad y otras necesidades»

Inko Cocinas no tiene tiendas propias. Su modelo de negocio es Business to Business a otros profesionales, tiendas o zonas exclusivas en estas, o prescriptores como estudios de arquitectura o de diseño. «Llegamos al cliente final mediante la comunicación, conoce nuestro producto y lo demanda», expone Pabón, quien confiesa que la comunicación en el extranjero es una de las cuestiones más «complejas» de la internacionalización. «Allí, es el negocio local de zona el que atrae a los clientes, aunque cada vez nos están conociendo más». La marca coína, cuyo acrónimo responde a ‘Industrias de Cocinas’, prepara su aterrizaje en Corea del Sur mientras disfruta de presencia en 6 países: Portugal, Francia, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Malta y Estados Unidos. «El comercio exterior representa el 15% de la facturación total y queremos seguir potenciando esa línea», comenta este directivo mientras cifra la facturación anual de Inko en torno a los 15 millones de euros.

La plantilla que lidera José Manuel Pabón se sitúa en la órbita de los 140 trabajadores. «Fomentamos la promoción interna, los encargados generales llevan con nosotros más de 20 años», insiste la misma fuente. «La formación está muy bien, pero las ganas de aprender y mejorar es lo mejor que puede tener un trabajador», reflexiona Pabón.

inko cocinas
Cuenta con una producción de 25 cocinas diariamente

La firma también cuenta con un showroom permanente anexo a la logística de fabricación ubicada en el Polígono La Trocha de la citada localidad malagueña. «Nuestros clientes lo usan para atender a sus clientes finales aquí mismo», continúa, «un arquitecto potencial o responsables de un proyecto importante vienen y la presencia vende mucho más porque genera mucha más confianza», explica.

La misma que intentan trasladar al cliente en la coyuntura económica actual. «Las subidas de las materias primas han sido muy agresivas y bruscas, eso nunca se había visto», lamenta Pabón, quien afirma que la comunicación con el cliente al respecto es continua y con un margen de maniobra superior a la mensualidad. En el plano de facturación, la «delicada» situación del mercado no está afectando con creces a la firma malagueña: «Este año vamos mejor», anuncia Pabón al tiempo que afirma que desde hace años la empresa experimenta crecimientos consecutivos de doble dígito.

Graduado en Marketing e Investigación de Mercados por la Universidad de Málaga, apuesta por seguir creciendo año a año y «aumentar las contrataciones para contar con más compañeros». Y siempre observando las nuevas demandas. «Cada vez hay un cliente final que se informa mejor antes de dar el paso de compra», afirma este empresario de 33 años, quien ya ayudaba en la fábrica desde su temprana adolescencia.

inko cocinas
Inko cocinas cuenta con aproximadamente 140 empleados

¿De no haber sido directivo de Inko? «Ciclista profesional», bromea. «Sinceramente creo que tengo un perfil emprendedor porque lo he interiorizado desde pequeño», expone, «pero también hay que tener las cualidades para estar ahí», continúa Pabón, que cada vez lo tiene más claro: «Me gusta el trato comercial y las relaciones interpersonales, yo me vería siempre con algo relacionado, ya sea como delegado de alguna empresa o emprendiendo». Lo contrario a no desarrollar tu vocación es eso. Una inconsciencia.

¿También os encargáis del montaje?
Se encarga el distribuidor. Nosotros le servimos la cocina en módulos lo más terminados posible. Recientemente, hemos puesto en marcha un programa de formación con todos los montadores con los que trabajamos para que conozcan bien nuestro producto y sepan las particularidades para que quede lo mejor posible.

¿Cuál es el ticket medio?
El segmento de clientes finales al que nos dirigimos es medio-alto. La cocina completa con electrodomésticos y encimera está desde los 10.000 euros a lo que tú quieras.

¿Qué tiene Coín con la industria?
Estar a 25 minutos de la Costa del Sol es importante. Ya no solo somos ‘la huerta’. Coín es un pueblo valiente, hay bastantes emprendedores y tiene potencial y ambición para seguir creciendo.

¿Cuál es el siguiente objetivo de Inko?
Hemos adquirido una parcela contigua a nuestras instalaciones para acometer la segunda fase de ampliación.

inko cocinas

Un almacén inteligente

Inko Cocinas cuenta con un almacén inteligente desde la pandemia. «Hemos invertido varios millones de euros porque creemos que con nuestro equipo y estructura tenemos potencial para seguir creciendo», argumenta el directivo de la firma. De momento, no se equivocan: les ha permitido absorber toda la demanda que creció tras la crisis sanitaria. La nueva instalación, que organiza y provee de material de forma autónoma a través de robots, complementa una mecanización y programación de la producción que se potenció en 2017 con la adquisición de nuevas máquinas de corte y canteo. «Cualquier pieza se etiqueta con un código de barras y las máquinas leen qué es lo que deben hacer», detalla Pabón. La digitalización de los procesos, según la misma fuente, también ha permitido a Inko ser más eficiente en términos de material defectuoso o roturas, inventario, estocaje, gestión del tiempo y control de costes.

inko cocinas
La empresa cuenta con instalaciones de 9.000 metros cuadrados de fabricación

Sacrificio y equipo fraguado en el ciclismo

José Manuel Pabón (Coín, 1991) es campeón absoluto de ciclismo de montaña en Málaga. Una gesta con la que se alzó el año pasado y que traslada al ámbito empresarial. «Hay ciertas situaciones tensas que aprendes a relativizar y buscar alternativas para llegar a meta», reflexiona. Es el ejemplo del gregario que se convierte en líder. «Desde los 13 años, cada verano ayudaba haciendo cartones para muebles o barriendo la fábrica». Una situación que le ha permitido conocer al máximo las estructuras del equipo que ahora lidera. «He mamado los valores de la humildad y la actitud por aprender y mejorar a diario», recalca.

inko cocinas
Interior de la empresa

Un almacén inteligente

Inko Cocinas cuenta con un almacén inteligente desde la pandemia. «Hemos invertido varios millones de euros porque creemos que con nuestro equipo y estructura tenemos potencial para seguir creciendo», argumenta el directivo de la firma. De momento, no se equivocan: les ha permitido absorber toda la demanda que creció tras la crisis sanitaria. La nueva instalación, que organiza y provee de material de forma autónoma a través de robots, complementa una mecanización y programación de la producción que se potenció en 2017 con la adquisición de nuevas máquinas de corte y canteo. «Cualquier pieza se etiqueta con un código de barras y las máquinas leen qué es lo que deben hacer», detalla Pabón. La digitalización de los procesos, según la misma fuente, también ha permitido a Inko ser más eficiente en términos de material defectuoso o roturas, inventario, estocaje, gestión del tiempo y control de costes.

scroll to top