Mercamálaga frente al COVID 19: más seguridad y sin escasez de género

Por las instalaciones de Mercamálaga pasan al día más de un millar de toneladas de frutas, verduras y pescado. Una cantidad más que suficiente que garantizará a la población malagueña el suministro de alimentos durante la cuarentena.

Instalaciones de Mercamálaga
Instalaciones de Mercamálaga

Hace unas semanas, la llegada del COVID 19 provocó que la ciudadanía saliera a prisa y corriendo a llenar sus despensas ante el miedo de un posible desabastecimiento. Tras calmarse la situación, nos hemos dado cuenta de que, aunque nuestras salidas se han visto limitadas, nuestras despensas van a seguir llenas. Esto es gracias a la labor que está haciendo Mercamálaga, entre otros. Su superficie acoge, cada día, casi un millar de toneladas de pescados, hortalizas y frutas.

Pero, ¿cómo está afrontado “la gran despensa malagueña” esta crisis económica y sanitaria? Si nos centramos en cifras, desde el 14 de marzo se han movilizado 6.073 toneladas de fruta y verduras y 563 de pescado y marisco, según datos aportados por Fernando Tineo, subdirector financiero de Mercamálaga, a este medio. Además, se ha producido un tránsito de 11.072 vehículos.

Estos datos se traducen en una entrada del 18% más de toneladas de fruta y verdura con respecto al mismo periodo del año anterior y convirtiéndose en dos de los alimentos más demandados por los consumidores en estos momentos. Por el contrario, el cierre temporal de restaurantes y hoteles ha provocado que caiga en un 33% la entrada de pescado y marisco, lo que se ha traducido en un tránsito del 16% menos de vehículos.

Tránsito de camiones en Mercamálaga
Tránsito de camiones en Mercamálaga.

Más medidas de seguridad en Mercamálaga

A pesar de estos datos y de que Mercamálaga está asegurando al 100% el suministro de alimentos, “nadie puede decir que se sigue el ritmo con normalidad, ya que eso sería mentira. Lo que sí es verdad es que el producto no nos falta, no podemos quejarnos”, cuenta Paco Tubillo, encargado de Abasthosur en Mercamálaga, quien añade que “esta situación se vive con un poco de temor, ya que en cualquier momento puedes enfermar”.

Para evitar cualquier tipo de problema, desde Mercamálaga han implantado numerosas medidas de seguridad para así cumplir con las exigencias y recomendaciones sanitarias en lucha contra la expansión de la pandemia. “Nosotros estamos tomando todas las medidas de precaución. Estamos continuamente en contacto con Sanidad, Policía Nacional y Local y estamos desinfectando todos los pabellones. De hecho, aún no tenemos constancia de que haya ninguna baja por el COVID en nuestras instalaciones”, explica el subdirector financiero de Mercamálaga.

Además, cada una de las empresas allí situadas cumple con sus propias medidas de seguridad. “En nuestro caso, llevamos gafas, mascarillas, guantes y también tenemos gel. Además, para el cliente tenemos siempre información de lo que es el coronavirus. Lo tenemos todo muy identificado y lo cumplimos todo”, añade el encargado de Abasthosur en Mercamálaga.

Junto a estas medidas, desde la dirección se están flexibilizando los horarios, se está pidiendo a los minoristas que hagan los pedidos por teléfono para así evitar un exceso de afluencia y se ha duplicado la seguridad privada.

Preocupación por el futuro
Si preguntamos por la repercusión que va a tener esta crisis sanitaria en la economía y, más específicamente, en Mercamálaga, todos coinciden en lo mismo: “la repercusión va a ser importante”. Aunque aún es pronto para adelantar datos, sí es cierto que las ventas han descendido. “El cierre de restaurantes, hoteles, guarderías… todo esto lo estamos sintiendo muchísimo. Ahora, atraer de nuevo a turistas, clientes… va a costar mucho trabajo”, añaden desde Abasthosur.
Sin embargo, es tiempo de afrontar el presente, quedarse en casa y no preocuparse por nuestras despensas: seguirán llenas.