BBVA Research estima que el PIB de Andalucía crecerá un 2,7% en 2018

Según el último informe de BBVA, ‘Situación Andalucía’, durante 2018 y 2019 se podrían crear unos 190.000 puestos de trabajo durante el horizonte de previsión.

Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA
Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA

BBVA Research prevé que el PIB de Andalucía crezca un 2,7% en 2018 y se mantenga sólido alrededor del  2,5% en 2019. Así lo indica el Servicio de Estudios de BBVA en su último informe ‘Situación Andalucía’ presentado ayer por Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research y José Ballester, director de la Territorial Sur de BBVA. De cumplirse estas previsiones, durante 2018 y 2019 se podrían crear unos 190.000 puestos de trabajo durante el horizonte de previsión y la tasa de paro se reduciría hasta el 19,8% a finales de 2019.

En 2017 la economía de Andalucía experimentó un crecimiento del 2,7%, continuando la tendencia de crecimiento observado en 2016 (2,8%). Este comportamiento favorable se explica por el buen comportamiento de la inversión y de las exportaciones de bienes, y a pesar del menor crecimiento en el consumo (tanto de las familias como de la Junta) y del turismo. Las exportaciones de bienes repuntaron en 2017 apoyadas por el sector alimenticio y las semimanufacturas. Además, el sector turístico, aunque comienza a mostrar algún síntoma de desaceleración, volvió a registrar un nuevo récord de visitantes, enlazando cinco años de crecimiento.. Finalmente, el proceso de reducción del desequilibrio en las cuentas autonómicas se tradujo en una reducción en el peso del gasto primario en el PIB, limitando la contribución del sector al crecimiento. Sin embargo, el progresivo agotamiento de algunos de los factores que empujaron la demanda interna en los últimos años condujo a una desaceleración del crecimiento del gasto en consumo de los hogares.

Crecimiento positivo y estable

En cuanto a 2018, los primeros datos disponibles apuntan a que el aumento del PIB regional en el primer semestre podría situarse en torno al 0,6-0,7%, una décima por debajo del conjunto nacional. De continuar esta dinámica, el avance del PIB en 2018 podría ser del 2,7% y mantenerse sólido en torno al 2,5% en 2019.

Según las previsiones de BBVA Research, la economía andaluza se verá favorecida por el entorno exterior, que impulsará las exportaciones y la inversión productiva. Asimismo, la política monetaria continuará siendo expansiva también durante este bienio y es de prever un proceso de normalización lento, que mantenga los tipos bajos al menos durante todo este periodo. Esto puede ser especialmente positivo para un sector como el de la construcción residencial.

“La economía andaluza avanza favorecida por el entorno exterior, que impulsará las exportaciones y contribuirá a mantener la mejora de la inversión productiva”

Sin embargo, el incremento de la demanda interna será menor que en años anteriores. Entre los factores que explican lo anterior destacan el menor impulso por la demanda privada ‘embalsada’ durante la crisis y la pérdida de tracción de los vientos de cola que venían impulsando la actividad, ya que no hay bajadas adicionales de tipos de interés y el precio del petróleo remonta.

Además, al reciente incremento en precios turísticos se ha unido una mejora en la percepción de seguridad en algunos de los principales destinos competidores. Esta pérdida relativa de competitividad puede afectar negativamente las visitas de turistas a Andalucía.

En este escenario, todavía persisten algunos riesgos para la economía de Andalucía. En el entorno exterior, se mantiene la incertidumbre en torno al posible auge de tensiones geopolíticas, o de medidas proteccionistas, que limiten la recuperación del mercado global. En este sentido, habrá que seguir con atención el aumento del precio del petróleo que reduce la renta disponible de las familias y afecta la competitividad de las empresas andaluzas. Adicionalmente, un eventual aumento en el coste de financiación, intenso e inesperado, sería negativo para la economía andaluza, siendo una de las comunidades más expuestas como consecuencia del nivel de apalancamiento que todavía se observa. También la pérdida de competitividad en el sector turístico puede presentar una barrera para el crecimiento del sector.

Por otro lado, los resultados de la Encuesta BBVA de Actividad Económica concuerdan con una economía andaluza que va a mantener un crecimiento positivo en el primer semestre del año, aunque con una desaceleración de la actividad en el arranque del mismo, especialmente en la industria y en menor medida en los servicios.

190.000 nuevos empleos entre 2018 y 2019

Las previsiones para el próximo bienio, con un crecimiento del PIB del 2,7% en 2018 y el 2,5% en 2019, permitirán la creación de unos 190.000 empleos en estos dos años. En este contexto, la tasa de paro se podría reducir hasta el 19,8% a finales de 2019, 3 puntos porcentuales por encima del nivel pre-crisis.Sin embargo, la recuperación del empleo no se está produciendo por igual en todas las zonas, siendo las áreas costeras, de la provincia de Málaga y Almería sobre todo, las que mostraron un mayor dinamismo.

Aunque al final del bienio se vaya a recuperar el nivel de PIB absoluto y per cápita previo a la crisis, el empleo se encontrará todavía por debajo del máximo alcanzado en la anterior época expansiva, y la tasa de paro, por encima de dicho nivel. Por tanto,, BBVA Research advierte que se debe seguir incidiendo en políticas que reduzcan la tasa de paro, la temporalidad y la precariedad en el mercado de trabajo. Además, es necesario que los incrementos de costes laborales vayan acompañados de ganancias en la productividad que permitan mantener la competitividad.