Cerrar

«La atención continuada en África no existe, y eso es en lo que queremos ayudar»

Hablamos con César Ramírez, el cirujano malagueño creador de la Fundación Bisturí Solidario, dedicada a desarrollar campañas de operaciones quirúrgicas en el continente africano

Fundación Bisturí Solidario

El doctor César Ramírez lleva diez años participando en campañas de cooperación internacional

La Fundación Bisturí Solidario nació en 2017, pero el doctor César Ramírez, su fundador, lleva unos diez años operando de forma altruista en países en vías de desarrollo. El primero fue la India, “y ahí vi que quedaba mucho por hacer”, recuerda Ramírez, aunque finalmente decidió centrar sus esfuerzos en mejorar la vida en el continente africano. “He estado en diez países distintos trabajando, y te puedo decir que África es el continente donde la necesidad es más acuciante, donde más existe y donde nosotros hemos decidido centrar todo el foco de las intervenciones quirúrgicas”.

¿Cómo nació la Fundación Bisturí Solidario?

Yo siempre he tenido mucha curiosidad por explorar las formas en las que se puede ayudar a los pacientes. Hace nueve o diez años tuve la oportunidad de participar en una campaña de cooperación internacional en la India con la Fundación Cirujanos en Acción, de la que hoy en día soy uno de los patronos. Y ahí vi que quedaba mucho por hacer. Entonces, decidí utilizar el apoyo que la gente me daba aquí en Málaga y la confianza que han demostrado en mí desde el principio para volcarlo en ayuda a los demás, y creé la Fundación.

¿Qué es lo que hacéis exactamente?

Yo desde Bisturí Solidario he querido dar un paso adelante y empezar a colaborar no solo en lo que son las actuaciones, sino también en la formación y el apoyo a la cooperación sobre el terreno y con la gente de África. Por ejemplo, en los hospitales en los que he estado tenemos el proyecto de equipar espacios físicos para convertirlos en quirófanos. Esto lo vamos a hacer en un pequeño hospital nuevo que se ha construido en la ciudad de Guipolo, en Liberia.

A un médico de Sierra Leona que conocí hace seis años estamos costeándole su formación como especialista en cirugía; a un enfermero que conocí en Liberia también hace unos años vamos a poder pagarle su formación como médico ginecólogo, a otra médico de Liberia que está haciendo la especialidad de medicina interna y que le han cortado el apoyo económico de su país por falta de medios, nosotros vamos a favorecer que continúe su formación… Estamos dando un paso adelante, no solo en lo que es ir nosotros a operar, sino en la formación de los profesionales allí. Así hacemos que haya una continuidad entre las campañas, que son esporádicas.

Fundación Bisturí Solidario

¿Cuántos pacientes podéis llegar a operar cada vez que visitáis un país?

Vamos siete u ocho días y podemos operar perfectamente a 250 o 300 pacientes. Pero hay muchos más que no tienen la oportunidad y tienen que esperar a que venga otra campaña. La atención continuada allí no existe, y eso es en lo que queremos ayudar. 

¿Y cómo los elegís?

Los primeros días que vamos allí, aunque tenemos una serie de pacientes que nos han seleccionado los coordinadores locales, somos nosotros los que decidimos si una patología la podemos operar o no. En base a que la podamos solucionar en los ocho o diez días que estamos allí y que, por supuesto, no vayamos a dejar ningún problema cuando nos vamos. Podemos mantener contacto con los coordinadores locales, que nos pueden mandar problemas que haya con pacientes para que les intentemos orientar, pero no es lo mismo y no va a haber quien los atienda. También priorizamos que podamos atender a muchos pacientes en un espacio corto de tiempo.

César Ramírez es cirujano oncológico y especialista en cirugía del aparato digestivo

¿Cómo es el tipo de pacientes que atendéis?

Las enfermedades de África no son las mismas que las de Europa. Nosotros nos morimos de cáncer cuando somos muy mayores, de infartos, de derrames cerebrales… Allí no existen estas enfermedades. Primero, porque las personas tienen una esperanza de vida media de no más de 50 y pocos años en el mejor de los casos, con lo que no tienen cánceres de mayores. Y segundo, porque las enfermedades tipo obesidad, hipertensión, diabetes, colesterol… Tampoco existen. Estas enfermedades condicionan la principal causa de mortalidad en nuestro mundo, pero allí no las tienen. Las personas son mucho más dinámicas, tienen menos medios de transporte, hacen más ejercicio físico… Son enfermedades totalmente distintas las de allí, y aquí es donde los cirujanos tenemos que buscar en qué podemos ayudarles. Por ejemplo, hernias inguinales o hernias de pared abdominal son unas de las patologías que más operamos. Si el paciente la tiene de niño y no puede acceder a una cirugía, le dan los 20 o 30 años con la hernia creciendo y al final termina teniendo un bulto que casi le llega a la rodilla y que lo tiene inválido.

Luego hay enfermedades como el bocio, que es el aumento de las glándulas del tiroides, afecta sobre todo a las mujeres y las excluyen socialmente. Y todo tipo de lipomas, de quistes, mujeres que tienen problemas ginecológicos por enfermedades de transmisión sexual… También los operamos.

Fundación Bisturí Solidario

¿Cómo es el desarrollo de una de vuestras campañas?

Nosotros tenemos la Fundación Cirujanos en Acción como nuestra matriz a nivel nacional. Ellos tienen desde hace unos años contactos y convenios firmados en doce o trece países de África con entidades locales, muchas de ellas regidas por religiosos, que son los que han construido pequeños hospitales o clínicas en los que existen unos equipamientos básicos para poder operar. Tienen el espacio físico y una camilla, pero ni bisturí eléctrico, respirador, ni material quirúrgico… Esto lo llevamos todo desde España. Cada vez que viajamos a una campaña vamos con 500 o 600 kilos de material.

Entonces, se van creando grupos de trabajo en España y organizamos un par de campañas al año para ir a cada uno de los lugares donde existen convenios. Yo por ejemplo, en Liberia, que ya he estado tres veces, sé con qué doctor tengo que contactar. Nos compramos nuestros vuelos, porque nos lo costeamos todo nosotros, y ellos se encargan allí de anunciar por radio o con un coche que tiene un altavoz que nosotros vamos a ir, para que las personas se acerquen a donde está este doctor y pueda explorarlas y registrar su nombre en una lista. De modo que cuando nosotros vamos allí, el primer día nos podemos encontrar a 150 o 200 personas esperando a que los pongamos en la lista de los días que vamos a operar. Lo primero que hacemos es verlos a todos y filtrarlos según podamos operarlos o no, y así vamos elaborando listas de 15 o 20 pacientes que se suelen operar cada día en cada uno de los quirófanos.

Fundación Bisturí Solidario

¿Cómo os subvencionáis?

Tenemos tres tipos de perfiles de apoyo a la fundación que hemos desarrollado con el paso de los años. El primero son nuestros socios, que tenemos aproximadamente 300. Son personas que han decidido apoyarnos mensualmente con una cantidad modesta, porque nosotros no pedimos tampoco gran cosa: queremos sumar poquito de muchísima gente. Nos apoyan con 15 euros al mes, y cualquiera que decida hacerlo puede apuntarse como socio en la página web de nuestra fundación.

Luego, tenemos el apoyo de una entidad importante como es la Fundación Unicaja, que se ha puesto a nuestro lado desde el principio y que también nos apoya económicamente a través de un convenio que firmamos cada año con ellos. Y finalmente, hemos desarrollado desde hace un año un programa de apadrinamiento por parte de empresas grandes y medianas de Málaga, que confían en lo que hacemos y que han decidido sumarse a colaborar con nosotros. Además, organizamos algunas actuaciones benéficas, como una gala al año, y la semana pasada organizamos un torneo de fútbol médico e internacional que se celebró aquí en Málaga.

El premio ‘M de Málaga’ de la Diputación fue entregado a la Fundación el pasado febrero 

¿Cómo funciona este programa de apadrinamiento?

El programa de los padrinos lo coordinamos directamente desde el teléfono de la Fundación, que es el 655 91 13 91. También pueden contactarnos por email a bisturisolidario@gmail.com. Cualquier persona que quiera echarnos una mano tiene siempre sitio. Además, si donas a una fundación, una de las ventajas que tiene es que te desgrava un 40% de lo que dones en la declaración de la renta. Es un incentivo que está establecido a nivel fiscal para fomentar la donación a fundaciones. En nuestro programa de apadrinamiento de empresas y algunos particulares que también se han sumado, la cantidad que nos están donando son 2.000 euros.

Y por último, ¿qué planes tenéis próximamente?

Seguir creciendo con el programa de padrinos, y en cuanto tengamos más dinero, ir ayudando a más gente y haciendo más cosas. Empezamos el año pasado con este chico que te he comentado de Sierra Leona, y ya vamos por cuatro personas. Y al igual que vamos a equipar un quirófano en Liberia, lo podemos estar equipando en 15 sitios más si tuviéramos posibilidad y recursos económicos. Todo lo que nosotros recibamos tenemos sitio donde meterlo, porque África es un pozo sin fondo y la necesidad que hay es enorme.

En concreto, te puedo hablar de un proyecto muy ambicioso que estamos planteándonos, que es la construcción de una clínica en Mozambique para apoyar que allí se puedan desarrollar campañas de cooperación. Para llevar a cabo una campaña de cirugía lo primero que hay que tener es un sitio donde se pueda operar; desde allí me han pedido si podíamos echar una mano con eso.

scroll to top