Cerrar

El liderazgo y la competitividad en el desarrollo del territorio

málaga

Francisco Salado. Presidente de la Diputación de Málaga

Si Málaga es una provincia líder, es gracias a la contribución de la sociedad civil malagueña. Son los empresarios, los emprendedores, los colectivos, los que están realmente detrás del desarrollo de un territorio.

Las administraciones públicas están para ayudar, para impulsar, para estimular. En el gobierno de la Diputación creemos en la colaboración público privada y la practicamos en todos los ámbitos, porque es la fórmula más eficaz y eficiente de crear empleo, actividad económica y ofrecer mejores servicios públicos.
Hemos conseguido muchas cosas en estos años. Málaga se ha convertido en un polo de atracción nacional e internacional, un territorio propicio para trabajar, para invertir y para disfrutar de una calidad de vida envidiable.

Pero que Málaga sea una provincia líder y referente en muchos ámbitos no quiere decir que no tengamos problemas. Y tenemos que ser capaces de hacer frente a los retos que esta situación nos plantea, que no son pocos.

El INE prevé que en los próximos 15 años la provincia de Málaga se convierta en la más poblada de Andalucía, con casi 300.000 habitantes más.
Esta previsión representa una gran oportunidad, pero exige una serie de inversiones que deben llegar de manera urgente para solucionar las deficiencias, fundamentalmente, en dos ámbitos: la movilidad y la gestión del agua.

Necesitamos un tren litoral que conecte toda la Costa del Sol, mejorar la movilidad en la Ronda Este, reforzar y ampliar la red de cercanías, por no hablar de la alta velocidad ferroviaria, la joya de la corona hace años que tantos problemas arrastra en los últimos tiempos, o el acceso norte al aeropuerto, que acumula un retraso a todas luces injustificable.

En cuanto a la gestión del agua, la situación es realmente grave. La Diputación de Málaga mantiene el compromiso de invertir 200 millones de euros en los próximos cuatro años para mejorar las infraestructuras hídricas y aumentar el abastecimiento en la provincia.

Me consta el gran esfuerzo inversor que está realizando la Junta de Andalucía y espero que el Gobierno se ponga manos a obra cuanto antes con actuaciones tan prioritarias como la desaladora de la Axarquía.

Necesitamos inversiones urgentes y no ser demagogos: no debemos pegarnos un tiro en el pie atacando a industrias en las que somos líderes y generan mucho empleo y riqueza, como la agroalimentaria o el turismo.

Y también seguir apostando por el sector tecnológico y digital, fundamental para el desarrollo de los diferentes sectores productivos de la provincia. En Málaga hay mucho talento, y si hay algo que marcará el futuro de los territorios en los próximos años será la capacidad de captarlo y retenerlo.

Todos esos esfuerzos deben propiciar una mejora de la calidad de vida de todos los malagueños. Para que nadie se quede atrás, ya viva en una gran ciudad o en un pueblo pequeño. Y en eso siempre estará la Diputación de Málaga.

Francisco Salado
Presidente de la Diputación de Málaga

scroll to top