Cerrar

Plan Málaga: un programa de ayudas para empresas, familias y ayuntamientos

Francisco Salado, presidente de la Diputación, expone el Plan Málaga.

Francisco Salado, presidente de la Diputación, expone el Plan Málaga.

E.P. El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha mostrado a los empresarios malagueños las líneas maestras del Plan Málaga, un programa de inversiones, ayudas y transferencias elaborado por la institución provincial para la recuperación económica tras la crisis derivada de la pandemia del COVID-19.

En un encuentro virtual con la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Salado ha explicado que se movilizarán 233 millones de euros de fondos públicos de la institución para crear empleo y reactivar la actividad de empresas, ayudar a las familias más vulnerables y garantizar los servicios públicos de los ayuntamientos y de la propia Diputación.

Tras la «catástrofe sufrida, que ha dejado 40.000 fallecidos en el país, y la durísima crisis sanitaria que ha generado unas aterradoras repercusiones económicas, se ha causado un terrible daño al tejido productivo, a los trabajadores, a las empresas y autónomos de la provincia», ha dicho.

Por tanto, con este plan «de todos y para todos» el único objetivo es, ha añadido Salado, «velar por el interés general de la provincia, por la salvaguarda del empleo, del bienestar de los malagueños y de la calidad de los servicios públicos en un momento terrible.

Para la elaboración del Plan Málaga, que sigue abierto a nuevos cambios e incorporaciones, tal y como ha explicado el presidente, se ha recurrido a tres fuentes distintas para la dotación de los 233 millones de euros.

Por un lado, el remanente de tesorería, el superávit de la Diputación y de sus entes, que suma más de 60 millones de ahorro. Por otro lado, la modificación del presupuesto de este año de la institución por partidas de distintas áreas que suman más de 28 millones de euros. Y, finalmente, inversiones y transferencias por valor de 145 millones de euros que forman parte del presupuesto vigente.

Salado ha vuelto a instar al Gobierno para que permita a los ayuntamientos y diputaciones utilizar su ahorro y sus remanentes de tesorería para afrontar gastos e inversiones especiales para hacer frente a esta «catástrofe sanitaria y económica y que en el caso de la Diputación de Málaga alcanza la cifra de 60 millones de euros». Asimismo, ha recalcado la importancia de que la reactivación de la economía y del empleo debe contar con la implicación de todas las administraciones.

Francisco Salado, presidente de la Diputación, expone el Plan Málaga.
Francisco Salado, presidente de la Diputación, expone el Plan Málaga.

Empresas y autónomos

Dentro del Plan Málaga, desde el Área de Desarrollo Económico y Social, se gestionarán casi 20 millones de euros destinados a favorecer la recuperación de la actividad de empresas y autónomos, la contratación de personas desempleadas y paliar las consecuencias negativas que la pandemia ha tenido en el tejido productivo malagueño.

Se realizará, han recordado desde la Diputación en un comunicado, «con la inyección de liquidez, a autónomos y empresas, a través de contribuciones directas de emergencia para las empresas, para dotarlas de liquidez y que puedan contratar trabajadores; ofreciendo formación tanto a empresas como a trabajadores para que emprendan la nueva normalidad con todas las garantías higiénico sanitarias necesarias».

También para el desarrollo de nuevos modelos de negocio; y con campañas de promoción y puesta en valor del sector agroalimentario, productivo y hostelero de la provincia que permita devolver la confianza al consumidor.

Así, se concederán contribuciones directas, a través de subvenciones sin concurrencia competitiva hasta agotar el presupuesto, por valor de 13.415.723 euros, de las que se podrán beneficiar cerca de 5.000 empresas, autónomos y personas desempleadas.

Casi la mitad de las ayudas (6.314.499 euros) se destinará para servicios de emergencia y rescate de empresas y autónomos y las empresas de todo el tejido productivo de la provincia, empresas agroalimentarias, el sector de la hostelería y federaciones y clubes deportivos afectados.

Salado ha recordado en su intervención que a través del Servicio de Empleo, también se ha puesto en marcha, por tercer año consecutivo, el programa de ‘Apoyo a la contratación de personas desempleadas de larga duración’; subvenciones para empresas, autónomos y profesionales que contraten a personas desempleadas mayores de 30 años y cuyo plazo de solicitud finaliza el 31 de octubre.

Este programa, dotado con un presupuesto de 400.000 euros y que se une al conjunto de actuaciones del Plan Málaga para la reactivación económica y la recuperación de empleo en la provincia, permitirá la formalización de contratos laborales indefinidos o temporales, a jornada completa o media jornada, con un mínimo de seis meses de duración y tiene como objetivo contribuir a la reincorporación al mercado de trabajo del colectivo de parados de larga duración.

«Entendemos que estas ayudas son ahora más necesarias que nunca debido al fuerte incremento de demandantes de empleo que ha generado la actual crisis sanitaria y económica. A nuestros parados de larga duración se suman ahora miles de nuevos desempleados que minimizan las posibilidades de encontrar un nuevo empleo a quienes ya llevaban tiempo en esta situación», ha destacado Salado.

La Diputación tiene otra ayuda económica de 125.000 euros destinada para la modernización de pymes y autónomos del sector agroalimentario y ganadero.

Por otra parte, a través de los ayuntamientos, pero también con acciones propias de la Diputación, se va a articular un amplio plan de obras que va a suponer una inversión de 65 millones de euros. Una vez puesta en marcha estas obras se crearán cerca de 2.000 empleos directos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios
scroll to top