Data centers: los bunkers que protegen nuestros datos

Cada vez hay más empresas que apuestan por trasladar su información a un data center por las innumerables ventajas que suelen aportar a las entidades.

Interior de un Data Centers.
Interior de un Data Centers.

Es muy probable que todo aquel que esté leyendo estas líneas haya usado en las últimas 24 horas aplicaciones de almacenamiento como Dropbox. O, incluso, debido a la expansión del coronavirus, haya tenido que recurrir al teletrabajo. Estas acciones, cotidianas y a la vez sencillas, esconden tras ellas una compleja infraestructura de data centers, cuya actuación se está volviendo esencial para el buen funcionamiento de las empresas.

Pero, vayamos por partes. ¿Qué es un data center? Con aspecto de búnker, se trata de un edificio de grandes dimensiones en el que se encuentran ubicados los servidores necesarios para procesar y almacenar toda la información de un negocio.  

Estos centros prestan multitud de servicios a las empresas, entre los que se encuentran el “housing”, que consiste en el alquiler, por parte de una entidad, de un determinado espacio dentro del centro para implantar sus propios servidores; o los servicios puramente cloud, es decir, prestar servicios informáticos a través de internet.

Cómo y por qué los data centers se han convertido en un impulso hacia el éxito empresarial

Tener sus datos en un data centers significa que la ofimática de su empresa, los ficheros donde guarda su información… todo esto, en vez de hacerse a través del ordenador de su oficina, se hace a través de internet, en un servidor situado en uno de estos centros. Aunque aún hay muchos sectores poco concienciados con respecto al almacenamiento de datos, se está comprobando cómo estos centros ayudan en la gestión de la empresa.

Acceso 24 horas y en cualquier lugar. Si su información se encuentra guardada en los ordenadores de su oficina, cuando esté fuera de ella lo más normal es que no pueda acceder a estos datos. Sin embargo, al tenerlos en la nube en un centro de datos, puede acceder a ellos en cualquier momento y en cualquier lugar.

Elasticidad. A nivel de costes, una empresa puede requerir más o menos capacidad dependiendo de su volumen de trabajo. “Esto se observa a menudo en las campañas de navidad. Durante este tiempo, hay páginas web alojadas en nuestro data center a las que se les aumenta la capacidad de memoria para que funcionen bien, ya que van a recibir mucha afluencia de visitas. Cuando termina la campaña, disminuimos la capacidad, adaptándola siempre a las necesidades de la empresa y provocando un ahorro de costes”, explica Rafael Comino, director de Cloud Center Andalucía, propiedad de Grupo Trevenque. Con sede en Granada, este centro ha sido el primero en Andalucía el obtener la certificación del Esquema Nacional de Seguridad. Además, cuenta entre sus clientes con empresas tan relevantes como Covirán.

Conectividad permanente. Normalmente, una empresa suele usar una red de internet doméstica, lo cual no le garantiza una disponibilidad total. Por el contrario, en un data center suelen operar varios operadores a la vez. ¿Qué significa esto? Si la línea de un operador falla, siempre va a haber otra línea disponible, permitiendo el acceso continuo a sus datos. “Una empresa no se puede permitir estar desconectada un par de horas. Las pérdidas económicas serían millonarias. Al tener los datos en un data center ganan en tranquilidad sabiendo que siempre van a estar online”, añade Jesús Langa, CEO de Málaga Datacenter, entidad por la que pasa gran parte del tráfico de datos de la provincia de Málaga.

Seguridad. Un centro de datos suele tener unas medidas de seguridad inalcanzables para cualquier empresa. “Por ejemplo, nosotros tenemos un Firewall, un cortafuegos, mucho más potente que el que pueda tener una empresa pequeña. A través de él controlamos si hay ataques, si están entrando virus… este tipo de seguridad es muy costosa para una empresa convencional”, añaden desde Trevenque.

Instalaciones del centro de datos Cloud Center Andalucía
Instalaciones del centro de datos Cloud Center Andalucía de Grupo Trevenque
Para tener los datos en la nube, ¿es necesario formar a sus empleados?
Debe tener formación la persona que va a gestionar la nube. Por el contrario, para el usuario final que va a usar la plataforma es innecesario. Además, el proceso para trasladar los datos a la nube es muy sencillo, dependiendo siempre de las circunstancias de la empresa. “Nosotros hemos tenido casos en los que hemos tardado entre diez y doce horas en llevarnos un cliente a la nube. Depende mucho del tamaño de la empresa y su complejidad, aunque, en condiciones normales, podemos hacer el cambio en 24/48 horas”, asegura Rafael Comino.

 

Nuestros datos en las nubes de grandes operadoras

Los grandes operadores como Telefónica, Vodafone, Orange… suelen ofrecer tanto a usuarios como a empresas servicios en su propia nube, por lo que hay muchos clientes que se preguntan, ¿dónde me interesaría más contratar estos servicios? ¿en un data center donde yo conozca su localización o en la nube, por ejemplo, de Vodafone?

Quizás, como usuario particular, le dé igual guardar sus fotos en una nube en la que no conozca su procedencia ni su localización. Sin embargo, si hablamos de una empresa que guarda información sensible, lo más recomendable sea contratar los servicios de un data center conocido. “Si subes tus datos a la nube de Vodafone, por poner un ejemplo, no vas a saber dónde está esa información, si habrá acceso o no de terceros. Mientras que, si tu propio servidor está alojado en Málaga, sabes dónde está y que solamente tú tienes el control de él y nadie más”, añade Jesús Langa, CEO de Málaga Datacenter.

Esto aporta seguridad y facilidad de acceso en cualquier momento. “Si se rompe la nube de un operador, tú como cliente no vas a saber qué ha pasado. Pero, si se rompe aquí algo, tú sabes que era tu equipo, el que tenías controlado en tu data center”.