El coronavirus agita la conciencia solidaria en Málaga

En esta época de crisis, Málaga se ha volcado en sus ciudadanos con diferentes iniciativas solidarias que tienen como finalidad paliar los efectos negativos de esta crisis sanitaria de una manera gratuita y desinteresada.

Solidaridad
Solidaridad

Desde el comienzo de esta crisis sanitaria, empresas e instituciones solidarias han decidido poner de su parte. Muchas de ellas están llevando a cabo acciones solidarias concretas para disminuir los efectos de esta enfermedad y las consecuencias negativas del confinamiento.

Empresas privadas que deciden ayudar

Eternify es un empresa tecnológica del sector funerario. Uno de los servicios que ofrecen de manera habitual es el Libro de Condolencias Digital: un velatorio digital para las personas que no pueden presenciarlo. Este servicio lo suelen ofrecer por medio de las funerarias, pero “con el estado de alarma y el confinamiento hemos decidido abrirlo al público de manera gratuita”, asegura Francisco Guerrero que es CEO de Eternify. Todo aquel que quiera usarlo solo tendrá que acceder a la página web de la tecnológica malagueña, rellenar un breve formulario y a través del móvil podrá acceder a un enlace que les llevará al libro digital.

Una de las necesidades de los profesionales sanitarios que tratan a enfermos con COVID-19 es la pantalla protectora para el rostro. Dada la escasez de este tipo de material, el estudio de arquitectos malagueño System Arquitectura ha fabricado por medio de sus impresoras 3D los soportes de dichas pantallas. En Málaga se han repartido, de manera totalmente gratuita, más de 100 pantallas protectoras al Hospital Costa del Sol, al Hospital Universitario Virgen de la Victoria y al Quirón de Marbella entre otros. “No queremos sacar ningún rédito de esta actividad, lo único que intentamos es ayudar y, en todo caso, servir a otros de inspiración para que apoyen en la medida de sus posibilidades”, afirma el arquitecto principal del mencionado estudio Rafael Urquiza Sánchez.

Tras esta iniciativa, el propio Hospital Universitario Virgen de la Victoria les pidió que adaptasen máscaras de buceo y así lo han hecho. “Hemos cambiado la conexión de las máscaras para que encajen en los aparatos de respiración”, comenta Rafael Urquiza. Mayoral, Mercería Rosi Taller de Costura, Envialia y Disofic han colaborado con esta iniciativa.

Las fundaciones prestando incluso más ayuda

Otra de las iniciativas solidarias es la Gran Recogida por el COVID-19 puesta en marcha por Bancosol Alimentos. En un tiempo récord han conseguido casi 300.000 euros destinados en exclusiva a la compra y reparto de alimentos para lo más desfavorecidos de la provincia de Málaga. “Han sido muchos los donantes y les damos las gracias por su colaboración. En especial a la Diputación de Málaga y al Ayuntamiento de la capital que han aportado 30.000 y 100.000 euros respectivamente”, agradece Diego Vázquez García, presidente de Bancosol Alimentos.

Recogidas de Bancosol.
Recogidas de Bancosol.

La campaña se ha hecho exclusivamente por medio de las redes sociales, pues con motivo del estado de alarman los voluntarios no han podido acudir a los habituales supermercados donde realizan su labor de captación. Durante este misma semana, “se tiene previsto repartir un total de 120.000 kilos de alimentos que ayudará a todas aquellas familias y hogares que se han quedado sin sus habituales escasos ingresos debido a las medidas de confinamiento adoptadas por el Gobierno”, afirma el presidente de la mencionada ONG.

Así como las pantallas protectoras las necesitan los profesionales sanitarios, las mascarillas son necesarias para el común de los ciudadanos. Este hecho es el que ha impulsado a la Fundación Olivares de Málaga a arrancar el proyecto Mascarillas para toda Málaga que, en unos 4 días, han conseguido recaudar unos 35.000 euros con los que quieren empezar a comprar esta misma semana las primeras 100.000 mascarillas. “Nuestra idea es que no haya ni un solo malagueño sin mascarillas, pues cuando nos permitan salir de casa de manera normal vamos a tener que llevarlas”, comenta Andrés Olivares, presidente de la ONG malagueña que agradece el apoyo de las más de 100 empresas que han decidido colaborar con esta iniciativa.

Iniciativa nacional para Andalucía y las demás comunidades

Otro de los dramas de esta situación es la dificultad que algunas familias están teniendo para comunicarse con sus ancianos que viven en residencias. Esta situación es la que ha impulsado la donación de 400 tabletas que ha realizado ProFuturo a la Junta de Andalucía. Fuentes de la Fundación Telefónica y Fundación “La Caixa”, creadores del programa educativo ProFuturo, explican que “esta iniciativa forma parte de un plan de colaboración de ProFuturo con todas las administraciones autonómicas y de Ceuta y Melilla para acercar la tecnología a residencias y hospitales”.