La provincia de Málaga cierra 2018 con un 57% más de viviendas visadas

Las solicitudes para construir inmuebles marcan el mejor dato de los últimos diez años. Hay que remontarse a 2008 para encontrar una cifra similar (6.577 visados).

Francisco Sarabia, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga.
Francisco Sarabia, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga.

 E.P. El número de viviendas visadas en la provincia de Málaga ha aumentado un 56,85% en el último año, ya que se contabilizaron un total de 7.678 unidades visadas frente a las 4.895 de 2017, según datos del balance del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga.Así, lo ha dado a conocer en una rueda de prensa el decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, Francisco Sarabia, durante la presentación del balance de viviendas visadas y terminadas en 2018. Las solicitudes para construir inmuebles marcan el mejor dato de los últimos diez años y hay que remontarse a 2008 para encontrar una cifra similar (6.577 visados), ha resaltado.

Sarabia ha señalado que esta subida confirma que el crecimiento de los últimos años no es coyuntural sino que se ha entrado en una etapa ascendente aunque aún lejos de la actividad de los años anteriores a la crisis.

Además, ha indicado que esta recuperación se está dando, principalmente, en Málaga capital y en los municipios costeros, mientras que en las localidades más pequeñas y en las de interior la actividad es menor, “pero notándose ya algo de actividad”, ha señalado.

Según las estadísticas del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga, de enero a diciembre de 2018 se tramitaron 931 proyectos que suponen un total de 7.678 viviendas y un presupuesto superior a los 890 millones de euros.

De ellas, 1.541 corresponden a viviendas unifamiliares, con un importe de 307 millones de euros; 5.835 son plurifamiliares, con un presupuesto de 563 millones euros; y 302 Viviendas de Protección Oficial (unifamiliares y plurifamiliares), prácticamente todas en la capital malagueña y con una inversión de 21,6 millones de euros.

En este sentido, Sarabia ha criticado “la falta de interés de las administraciones central y andaluza por la VPO en los últimos ejercicios” y reclama al nuevo gobierno regional que impulse medidas para paliar el problema de escasez de viviendas a precio asequible.

“Es necesaria una política de vivienda eficaz que permita acceder a un hogar a la clase trabajadora, entre ellos, a los jóvenes que buscan independizarse”, ha recalcado. Asimismo, ha subrayado que, al ritmo que se construye VPO en la actualidad, “se necesitarían más de 50 años para atender la demanda actual”.

Parte del problema es, según el decano de la institución colegial, que se está “priorizando el valor de cambio como inversión de una vivienda con respecto al valor de uso o función social de la propiedad” y que “las políticas públicas están apoyando el alquiler casi en exclusiva sin conseguir precios asequibles”.

En el caso de las unifamiliares, destaca el municipio de Marbella, con 234 unidades; seguido de Málaga y Alhaurín de la Torre con 186 unidades cada uno; Mijas y Estepona, con 173 y 146 unidades, respectivamente.

En viviendas plurifamiliares visadas, Málaga suma 1.796 unidades, seguida de Estepona (961); Mijas (590 unidades); Fuengirola (487), Marbella (352) y Benahavís (310). En VPO, destacan las 224 unidades plurifamiliares de Málaga en solo dos proyectos y las 66 de Vélez-Málaga en uno.

Por trimestres, fue en el segundo de 2018 cuando se autorizaron mayor número de inmuebles, con un total de 2.540, frente a las 1.044 del mismo periodo de 2017. Le sigue en número de viviendas visadas el cuarto trimestre, con 2.345. En el primero se contabilizaron 1.564 y en el cuarto, 1.229.

Viviendas terminadas

Con respecto a las viviendas acabadas durante 2018, los datos del Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga también reflejan una recuperación, con un incremento del 36,89 por ciento con respecto a 2017, cuando se acabaron 2.583 inmuebles. En total, el pasado ejercicio se concluyeron 3.536 unidades en la provincia de Málaga. Desde 2011 no se daba un dato parecido, cuando se terminaron 3.321 inmuebles.

El decano de los arquitectos ha indicado que la cifra de viviendas terminadas también apuntan a una etapa al alza y ha añadido que, para recuperar una actividad razonable en la zona, habría que llegar a construir entre 20.000 o 25.000 viviendas anuales, cantidad que podría alcanzarse en pocos años y que se aleja bastante de la actividad frenética anterior a la crisis “con una burbuja inmobiliaria que ya nadie desea”.

Las viviendas terminadas fueron 875 unifamiliares, con los municipios de Málaga (89), Marbella (67), Alhaurín de la Torre (65) y Benahavís (39) encabezando la lista. Sobre las plurifamiliares, que suman un total de 2.506 unidades, son los municipios costeros los que más unidades culminaron, destacando Málaga (474), Estepona (390), Fuengirola (292), Torremolinos (266) y Rincón de la Victoria (208). Respecto a las VPO durante el pasado ejercicio, Málaga capital suma 153 unidades de las 155 terminadas.

El mayor volumen de unidades terminadas durante el pasado año se registró en el cuarto trimestre, con 1.100; seguido del primero (905); el tercero (843) y el segundo (688).

“Estamos moderadamente satisfechos con la evolución de la actividad en nuestra provincia porque el sector de la construcción parece que mantiene la tendencia de recuperación, pero aún notamos debilidad en el tejido productivo local, ya que la mayor parte de las inversiones viene lideradas por operadores de nivel nacional”, ha precisado.

En este sentido ha resaltado que “nos gustaría mayor participación de promotores locales de pequeño y mediano tamaño para equilibrar en alguna medida la incidencia de la economía especulativa. En cuanto al precio de la vivienda, en compra o en alquiler, y la escasez de la misma, quiero insistir en que es un grave problema social que lastra el desarrollo de una sociedad, y al que debemos dedicar gran parte de nuestros esfuerzos y el de las administraciones públicas”, ha concluido Sarabia.