Cerrar

Navegando con éxito en tiempos de incertidumbre

málaga

Javier González de Lara. Presidente de la CEM y la CEA

El músculo de nuestro tejido empresarial continúa dando signos de fortaleza y resistencia, a pesar de la sucesión de acontecimientos o circunstancias que, desde hace varios años, amenazan constantemente a nuestra economía con la incertidumbre y la inestabilidad. Afrontamos, por tanto, un nuevo año con el foco puesto en la situación geopolítica global, sus conflictos activos y un contexto económico marcado por la desaceleración, la inflación y la continua subida de los tipos de interés. En clave nacional, encaramos una nueva y convulsa etapa política, augurando de inicio escasa certeza sobre un panorama dialogante y cooperante con el colectivo empresarial.

Con todo ello, Málaga brilla con luz propia, crece y se proyecta económicamente en el marco del buen clima de estabilidad que vive Andalucía, particularmente. No podemos obviar los riesgos devenidos, ante una amenazante ralentización o pérdida de dinamismo de nuestra economía, pero podemos sentirnos orgullosos. Málaga continúa liderando la creación de empresas y las altas de trabajadores autónomos en Andalucía, con una positiva progresión y asentamiento en la generación de empleo. Continuamos avanzando posiciones en la exportación de nuestros productos, creciendo también en dimensión y batiendo marcas históricas para la provincia, con los sectores agrícola y tecnológico como punta de lanza. El turismo, por su parte, sigue traspasando barreras antaño inalcanzables, en número de visitantes y aumento del nivel de gasto.

Para consolidar esta tendencia, para evitar que la situación económica pueda lastrar nuestro crecimiento y continuar desarrollándonos, insistimos, una vez más, en el refuerzo del diálogo social y la colaboración público-privada como escenario irrenunciable para el progreso y la estabilidad de nuestra economía. En este sentido, sería positivo avanzar hacia la simplificación normativa y administrativa, ayudando a empresas y autónomos a ganar agilidad y flexibilidad, acelerando sus proyectos. Además, la adopción de medidas fiscales que contribuyan a una mayor y necesaria liquidez. Y, por supuesto, trabajar con ahínco para lograr la confianza y la seguridad jurídica que propicien la atracción de más inversiones.

Apoyar a las empresas es invertir en el desarrollo, el empleo y el bienestar social de nuestro territorio. Sin empresas, no hay futuro. Por tanto, acompañarlas y proveerlas de las herramientas y el marco necesarios para que puedan desarrollar su actividad con seguridad, productividad y eficacia resulta fundamental. Especialmente, en esta era de cambio, adaptación y desafíos, como son la digitalización, la sostenibilidad, la innovación o la internacionalización.

He de poner en valor la iniciativa de la revista Vida Económica, un año más, publicando esta guía que refleja perfectamente la solidez y el vigor de las empresas de Málaga, fruto del talento, el esfuerzo y la perseverancia de los hombres y mujeres que las hacen posibles, trabajando por el futuro de nuestra provincia y, ahora, navegando con éxito en tiempos de incertidumbre.

Javier González de Lara
Presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) y Andalucía (CEA)

scroll to top