Todo lo que necesita saber sobre la moratoria hipotecaria

Una de las medidas que ha aprobado el Gobierno para luchar contra el impacto económico y social derivado del coronavirus han sido las ayudas destinadas a la moratoria de las hipotecas de la vivienda habitual.

Moratoria hipotecaria.
Moratoria hipotecaria.

La moratoria hipotecaria, medida que fue aprobada por el Ejecutivo al inicio de la crisis, estaba dirigida a aquellos trabajadores que se encontraban en situación de vulnerabilidad, es decir, parados, que se hayan visto afectados por un ERTE o cuyos ingresos se hayan reducido drásticamente por la crisis derivada de la pandemia.

Posteriormente, se amplió para dar cabida a los autónomos, permitiendo que, tanto estos como empresarios y profesionales puedan pedir una moratoria de la hipoteca de los inmuebles afectos a su actividad económica (locales comerciales, oficinas…). “De esta forma, el nuevo Real Decreto-Ley viene a dar apoyo esta vez tanto a consumidores como autónomos con la finalidad de que puedan aplazar el pago de las cuotas de su hipoteca”, añade desde Medina Pinazo Abogados.

 ¿Qué es una moratoria hipotecaria?

Una moratoria, ya sea de hipoteca o de otro préstamo, es la posibilidad que tienen los clientes para aplazar sus plazos durante un período de tiempo concreto.

 ¿Qué requisitos debe cumplir una persona para solicitar esta moratoria?

  1. Debe estar en una situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, debe haber sufrido una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída de su facturación de, al menos, el 40%.
  2. Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos (electricidad, agua corriente, servicios de telefonía…) resulte igual o superior al 35% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.
  3. Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas. Es decir, que el esfuerzo que represente la carga de la hipoteca sobre la renta familiar se haya multiplicado por, al menos, 1,3 o que se haya producido una caída sustancia de las ventas, en torno a un 40%.
  4. Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria:
  • El límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM: un índice empleado en España como referencia para concesión de ayudas y subvenciones), que es de 537,84. Es decir, no debe superar la cantidad de 1.613,52 euros al mes.
  • Este límite se incrementará en 0,1 veces por cada hijo a cargo (o en 0,15 si la unidad familiar es monoparental) o por cada persona mayor de 65 años que sea miembro de la unidad familiar. El límite subirá a cuatro veces el IPREM si la familia tiene un miembro con discapacidad superior al 33% o a cinco veces si la persona a cargo tiene parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual.

 ¿Qué documentos debe entregar para estas ayudas?

La persona que haya sufrido los embistes de la pandemia y quiera solicitar estas ayudas, tendrá que acudir a su banco y presentar una serie de documentos que certifiquen esta situación.

  1. Por ejemplo, si se ha quedado en paro, debe presentar un certificado expedido por la entidad que gestione sus prestaciones y en el que indique cuánto cobra mensualmente en esa situación
  2. En caso de que sea autónomo y haya parado su actividad, deberá presentar un certificado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, o el órgano competente en cada comunidad, que demuestre el cese de su actividad.
  3. Para indicar el número de personas que viven en el hogar, tendrá que presentar el libro de familia, el certificado de empadronamiento de cada persona y la declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad si se encuentra dentro de esas circunstancias.
  4. Para mostrar la titularidad de la vivienda, es necesario una nota simple del registro de la Propiedad, la escritura de compraventa de la casa y del préstamo hipotecario.

Debido a las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, si el deudor no dispusiera de toda la documentación requerida, podrá sustituirlo por una declaración responsable, debiendo aportar la documentación en el plazo de un mes desde que se alce el estado de alarma y sus prórrogas.

¿Cuánto tiempo tiene para solicitar esta moratoria?

“Los deudores podrán solicitar ante la entidad financiera acreedora la moratoria de la deuda hipotecaria hasta quince días después del fin de la vigencia del Real Decreto-Ley 8/2020”, explica Josemaría Rueda Álvarez, socio de Roca Junyent-Gaona y Rozados Abogados.

Una vez solicitada la moratoria, su banco tendrá 15 días para concederle la moratoria de hipoteca. “Concedida la moratoria, la deuda se suspenderá durante el plazo de tres meses”, añaden desde este despacho.

 ¿Qué sucede si le deniegan este aplazamiento?

Una de las alternativas que ha surgido tras la crisis del coronavirus ha sido el aplazamiento de la hipoteca que los bancos españoles, en su conjunto, concederán a aquellos clientes que no se puedan acoger a la moratoria aprobada por el Gobierno. De esta forma, las entidades de crédito integradas en la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ofrecerán de forma voluntaria un aplazamiento de hasta doce meses en la amortización del capital de hipotecas únicamente de primera vivienda.

Algunas de las particularidades de esta iniciativa es que los clientes que la soliciten no deberán aportar un listado de requisitos de obligado cumplimiento, sino que cada banco analizará cada caso según sus criterios. Además, el hipotecado no pagará capital, pero sí intereses. Es decir, no dejará de pagar la hipoteca, pero reducirá considerablemente la cuota.