Fundación Málaga Club de Fútbol: comprometidos con los valores blanquiazules

Esta entidad tiene por bandera la promoción y desarrollo de proyectos que fomenten los principios del deporte y el tejido social de la ciudad

Lucas Rodríguez y Sebastián Fernández, Basti.
Lucas Rodríguez y Sebastián Fernández, Basti.

Esta historia empieza en 2015 con la llegada de Lucas, Basti y su equipo a la fundación. Renovaron la entidad y comenzaron a realizar proyectos que enseñaran los valores blanquiazules fundamentados en el respeto, los hábitos saludables y la deportividad. “Nosotros decimos que el fútbol es una herramienta para alcanzar otras metas mucho más importantes”, señala Lucas Rodríguez, responsable de la fundación. Para este equipo de técnicos, su meta social les hace implicarse más y más en todas las actividades que realizan: “La planificación ha sido fundamental para el buen desarrollo de la entidad”.

Valores boquerones

La fundación fue poco a poco acercándose a la sociedad malagueña y a su tejido asociativo, viendo las necesidades que tenían, tendiéndoles la mano y generando sus propios proyectos. “Empezamos a generar actividad social: le dimos más consistencia a la campaña de valores blanquiazules, una actividad consolidada en los centros educativos malagueños de infantil y primaria; creamos el partido solidario; participamos con comedores sociales y realizamos diferentes charlas”, señala Rodríguez.

Su compromiso con el tejido social fue el que llevó al mencionado partido solidario a concebirse como una actividad que destina entradas gratis a entidades sociales de Málaga. Por su parte, las charlas se orientan a promover la igualdad en el deporte y en la igualdad de oportunidades para las mujeres. “Estamos alrededor de 30-35 charlas por curso y vamos nosotros a toda la provincia”, indica Sebastián Fernández, más conocido como Basti, exjugador del club y responsable del área social de la fundación. Su implicación con las diferentes entidades les llevó a desarrollar el calendario social, donde fundaciones, ONG y asociaciones aparecen en cada mes del año. “Es nuestra cuarta edición y con la venta de estos calendarios obtienen sus propios beneficios”, comenta Rodríguez.

Málaga Genuine

Sin embargo, y haciendo gala de un gran orgullo, su proyecto más apreciado es la Escuela de Supercapacitados, más conocido como Málaga Genuine. “Es un equipo que forma parte de la Liga Genuine Santander, que organiza la Liga de Fútbol Profesional con personas con otras capacidades”, explica Rodríguez. El equipo se conformó la temporada pasada y desde entonces no ha parado de crecer. “Lo dotamos de un cuerpo técnico de entrenadores, psicólogos y especialistas, y en poco tiempo se ha convertido en un fenómeno social”, apunta Rodríguez. Tal es el éxito que de 20 jugadores han pasado a más de 60 en menos de un año. Todos conforman el mismo equipo, que es mixto.

Para Basti y Lucas, su labor y victoria se traducen en que los jugadores puedan ir a los talleres, saquen mejores notas u obtengan un trabajo. Su apuesta fuerte por la autonomía les llevó a ser los ganadores de su grupo de la Liga Genuine el verano pasado. “En esta liga juegan equipos de primera y segunda división. Este año participamos 36 equipos. Hay cuatro o cinco fases y cada partido son cuatro cuartos de diez minutos, donde tienen que jugar todos”, aclara Basti. El exjugador señala la ilusión que les hace ver jugar con otros equipos: “Son muy felices, los padres se involucran muchísimo y pueden conversar con otros compañeros. Es muy bonito”. Desde la Fundación, agradecen la labor encomiable que realizan tanto las familias como las diferentes secciones del club.

Trabajar en todos estos proyectos les ha llevado a contar con docenas de anécdotas. “Hay un chico, que llamamos Bustamante, que quería ir en un autobús descapotable porque había visto que los equipos que ganaban lo hacían.  Se lo comenté a Lucas y dije: ‘Vamos a intentarlo’”, explica Basti entre risas. Lo consiguieron: utilizando un autobús turístico que decoraron con los colores blanquiazules, los llevaron por todos los rincones de Málaga.

Siempre Fuertes

Otro gran proyecto de la Fundación Málaga C. F. es la escuela: un equipo de deporte base que participan en las diversas competiciones de la ciudad y de la Diputación. “Esta escuela tiene sus propios coordinadores porque el volumen es muy grande”, explica Rodríguez. Entre ellos, destaca la presencia de Raúl Iznata, exjugador del club y que ahora también da charlas en los colegios.

El último proyecto son los premios Siempre Fuertes, otorgados en honor a Pablo Ráez, quien tuvo una estrecha relación con el club. “Son unos premios que reconocen la labor social, asistencial y benéfica de entidades de Málaga; los valores del deporte, y la figura de destacadas personalidades en el plano social. “Son unos premios que se han consolidado en el tejido asociativo de la ciudad”, concluye Rodríguez.

¿Cómo se puede colaborar?

Desde la Fundación, apuntan que están abiertos a cualquier empresa que quiera colaborar con su “granito de arena”. Además, cuentan con un programa de voluntariado. Entre sus próximos objetivos, se encuentra seguir creciendo y consolidando su actividad con el equipo Málaga Genuine y hacer hincapié en el deporte base.