José Luis Bonet se interesa por la marcha de la economía provincial y la digitalización

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha mantenido una reunión con el presidente de la Cámara de Málaga, Jerónimo Pérez Casero, y miembros del Comité Ejecutivo de la misma.

José Luis Bonet en la Cámara de Comercio de Málaga.
José Luis Bonet en la Cámara de Comercio de Málaga.

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha mantenido una reunión con el presidente de la Cámara de Málaga, Jerónimo Pérez Casero, y miembros del Comité Ejecutivo de la misma, en la sede cameral del Palacio de Villalcázar.

Durante este encuentro,  Bonet se ha interesado por la marcha de la economía malagueña, especialmente por la actual situación de las infraestructuras a nivel provincial, así como por diversos sectores como el turístico y el comercial, además de querer conocer la realidad de las empresas malagueñas en cuanto a innovación y digitalización, ya que en estos momentos es el gran reto de las pymes de nuestro país.

Ha defendido el presidente de la Cámara de Comercio de España que, actualmente, las Cámaras de Comercio deben incidir y prestar sus servicios hacia tres grandes prioridades que tienen las pequeñas y medianas empresas, como son la digitalización, la internacionalización y la formación.

Por ello, José Luis Bonet, ha destacado la importancia de la acción cameral para ayudar y favorecer la competitividad de las empresas, aprovechando para ello la vertebración e implantación de la actual red de Cámaras de Comercio a nivel nacional para alcanzar estos objetivos, defendiendo el importante papel que estas instituciones están jugando para contribuir a que España no se quede atrás en la que ya se denomina la cuarta revolución industrial.

De esta forma, y como ha reiterado en diversas ocasiones el señor Bonet, las Cámaras de Comercio han de ser un agente esencial en el progreso y la modernización de España, a través de la digitalización, la internacionalización y la formación, prestando una atención muy concreta en este último aspecto, a la Formación Profesional, para que las empresas puedan contar con profesionales debidamente cualificados, vinculando el sistema educativo con las competencias reales que las empresas demandan