Málaga, a la cabeza de España en el ‘senior cohousing’

En el año 2000 se materializó la primera experiencia española con la Cooperativa Los Milagros en Málaga (actual Residencial Santa Clara).

Vista del residencial Puerto de la Luz de Málaga capital, un modelo de senior cohousing, viviendas compartidas para mayores.
Vista del residencial Puerto de la Luz de Málaga capital, un modelo de senior cohousing, viviendas compartidas para mayores.

E.P. La Escuela de Impacto Social del centro de innovación social de la Diputación de Málaga, La Noria, ha celebrado un Balcón de Experiencias Colaborativas que ha abordado el ‘senior cohousing’, una iniciativa que apuesta por las viviendas colaborativas para personas mayores y que se considera una vía para luchar contra la despoblación, la soledad de estos mayores y que favorece el envejecimiento activo.

Según las conclusiones de dicho encuentro, la provincia de Málaga se sitúa en España a la cabeza de este modelo, con cuatro residenciales funcionando: dos en Málaga capital –Residencial Santa Clara y Residencial Puerto de la Luz–, uno en Pizarra –Residencial Valle del Azahar– y otro en Antequera –Residencial Antequera 51–.

En el año 2000 se materializó la primera experiencia española con la Cooperativa Los Milagros en Málaga (actual Residencial Santa Clara). Se trata de una alternativa a las residencias de mayores al uso, muy valoradas por las instituciones y que, de hecho, tienen una elevada demanda e incluso listas de espera.

Disfrutar de la vejez y crecimiento como persona

España es el país que mayor apuesta ha mostrado por el ‘senior cohousing’, un nuevo estilo de vida basado en el envejecimiento activo y variado. En él, tal y como se puso de manifiesto durante el encuentro, en el que participaron la vicepresidenta cuarta y diputada de Innovación Social, Natacha Rivas; y José Carlos Rodrigo, presidente y socio fundador de Hábitat Colaborativo, cooperativa cordobesa con sede en Baena; las personas “se sienten útiles y participan en su gestión y de las decisiones de cómo se vive”.

“Se disfruta de la vejez y se crece como persona, compartiendo con los demás tiempo, espacio y servicios. Se puede vivir de forma independiente y ser autónomo en la toma de decisiones”, ha indicado Rivas: “Es un ejemplo de innovación social y es responsable desde el punto de vista social y con el medio ambiente”.

Además, “prevalecen los valores democráticos, el respeto y la tolerancia y potencia la ayuda mutua y el compromiso”, tal y como se concluyó en este encuentro, en el que participaron más de 50 personas y cuyo vídeo supera el centenar de visualizaciones en el canal de YouTube de La Noria, dependiente de la Diputación.

El ‘senior cohousing’, según los participantes en este balcón, “es una solución actual para la soledad no deseada que sufren casi dos millones de personas mayores de 65 años en España pero que además se presenta como una oportunidad para la lucha contra la despoblación en las zonas rurales”.

Este modelo, además de evitar que las personas mayores estén solas, es una oportunidad para las zonas rurales ya que, incluso, “la creación de este tipo de residenciales pueden nacer nuevos negocios procedentes de las necesidades que tienen en ellos”. “La construcción de una residencia colaborativa provoca la creación de nuevos centros de ocio y comercios, lo que además también puede atraer a una población más joven en busca de trabajo y así reactivar este tipo de municipios”, se indicó en el encuentro.

También se indicó que a la hora de planificar un nuevo residencial en una zona uno de los factores claves a analizar es la pensión media de esa zona, para así poder fijar un precio medio por debajo de esta pensión de los habitantes del lugar, favoreciendo en primer lugar la entrada de los propios residentes y aportando valor social al proyecto.

“La Noria con el Balcón de Experiencias Inspiradoras para la Innovación Social continúa la búsqueda y puesta en valor de experiencias innovadoras que puedan hacer frente a los retos sociales actuales”, ha explicado Rivas, quien ha recordado que la soledad no deseada en las personas mayores “es un sentimiento que en esta crisis sanitaria hemos visto aumentar”, de ahí la propuesta de Hábitat Colaborativo como solución innovadora.

La Escuela de Impacto Social con este Balcón de Experiencias Inspiradoras para la Innovación Social da a conocer experiencias de innovación y emprendimiento social con la voz de los propios protagonistas, con los que el público puede interactuar, y busca que sirva de inspiración para seguir fomentando el emprendimiento social, que además de generar un beneficio económico, mejora la vida de las personas y la sostenibilidad ambiental.