Málaga participa en un encuentro de alcaldes para abordar la gestión de la crisis

En esta reunión han participado la alcaldesa accidental de Málaga, Susana Carillo, junto con José Luis Martínez-Almeida, Ada Colau, Joan Ribó, Juan Espadas, Jorge Azcón y José Ballesta.

Reunión de alcaldes para gestionar la crisis del coronavirus.
Reunión de alcaldes para gestionar la crisis del coronavirus.

E.P. El Ayuntamiento de Málaga ha participado en un encuentro por videoconferencia de los alcaldes y alcaldesas de las siete ciudades más pobladas de España –Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga y Murcia– en el que se han abordado los principales desafíos a los que se enfrentan los municipios con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus.

En el caso de Málaga ha participado en la reunión la alcaldesa accidental, Susana Carillo, junto con José Luis Martínez-Almeida, Ada Colau, Joan Ribó, Juan Espadas, Jorge Azcón y José Ballesta.

Carillo ha recordado que esta crisis “ha puesto en evidencia algo de lo que se viene años hablando desde el Ayuntamiento de Málaga, como es la necesidad de más financiación para las entidades locales, que son la administración más cercana a la ciudadanía y asumen en muchas ocasiones competencias impropias sin recursos suficientes para ello”. En suma, ha apelado a la necesidad de una segunda descentralización local, a la que en tantas ocasiones alude el alcalde, Francisco de la Torre.

En la reunión, en la que ha puesto en valor esta experiencia de trabajo en equipo de las grandes ciudades, ha explicado que el esfuerzo municipal se ha centrado en reforzar la atención social con reparto de lotes de comida en los distritos, la puesta en marcha de una tarjeta junto a Cruz Roja para que familias vulnerables puedan hacer la compra en el supermercado y la creación de unas prestaciones económicas de urgencia.

Además, ha detallado que se está trabajando en una reprogramación del gasto de este año para reforzar la acción social y la actividad económica. También ha señalado como algo importante las ayudas del fondo social creado por EMASA en 2012 para evitar cortes de suministro de agua en toda la ciudad a las familias más necesitadas, cuyos plazos se han ampliado estos días.

De igual modo, ha recordado que Málaga ha adoptado un plan extraordinario de medidas fiscales para dar apoyo a las familias –con aplazamientos en el pago de impuestos– y a empresarios y autónomos a los que no se va a cobrar las cuotas de ciertas tasas como las de mercados o mesas, sillas y toldos.

No obstante, ha añadido que las medidas, anunciadas el pasado 30 de marzo, “no son suficientes y deben complementarse con otras de mayor calado que deben ser puestas en marcha o autorizadas por el Gobierno central”.

En este sentido, ha recordado que De la Torre envió una carta a la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el pasado 29 de marzo en la que solicitaba, entre otras cosas, el uso del remanente para otras medidas económicas no contempladas en el real decreto que regula las Inversiones Financieramente Sostenibles y otras cuestiones como que se faculte la aprobación de bonificaciones en IBI e IAE y que se excluyan de la regla de gasto las reducciones y bonificaciones tributarias que se apliquen por ello.

Desinfección

Por otro lado, también Carillo ha destacado el trabajo de desinfección que se lleva a cabo por parte de Limasa, con más de 7.000 puntos diarios en la ciudad, y ha abordado el refuerzo realizado en materia de servicios públicos.

En lo que respecta al transporte público, ha puesto sobre la mesa la necesidad de arbitrar ayudas por parte del Gobierno de España ante la pérdida de viajeros que está sufriendo –una reducción del 90%– y ha hecho hincapié en la necesidad de que se realice, también por parte del Gobierno, “una planificación menos cortoplacista en lo que a la dotación de material de protección se refiere”, en alusión, por ejemplo, a las mascarillas suministradas para los usuarios del transporte público.

En este punto, Carillo ha valorado el papel de la innovación para resolver desafíos como el del teletrabajo y la tramitación electrónica por parte de la ciudadanía y ha solicitado al resto de ciudades que pongan en común aquellas aplicaciones y soluciones de software que cada uno esté implantando en sus municipios para la monitorización de determinados aspectos y, en definitiva, que se hayan revelado como útiles para la gestión de la crisis desde diferentes perspectivas.

De igual modo, y en consonancia con lo expuesto por otras ciudades, ha explicado que “no podrán dejarse de lado otros aspectos que hasta ahora han sido prioritarios como el abordaje de la situación de emergencia climática y ha avanzado que, habida cuenta de esta experiencia, se trabajará para reformular el Plan del Clima de la ciudad, de modo que sea un plan de Clima y Salud”.

Por último, han explicado que las siete ciudades que han participado en la reunión han suscrito la declaración ‘Ciudades fuertes, cívicas y solidarias para salir de la crisis’.