Siguiendo su tradicional apuesta por el cine español, la ciudad de Málaga ha vuelto a desplegar su kilométrica alfombra roja para acoger el evento con mayor solera del cine español, la 34 edición de los Premios Goya. Presentada por la humorista Silvia Abril y el cómico Andreu Buenafuente, esta se ha convertido en la tercera gala que se celebra fuera de Madrid, tras haber pasado por Barcelona y Sevilla.

Presentadores, Silvia Abril y Andreu Buenafuente, en el inicio de la gala
Presentadores, Silvia Abril y Andreu Buenafuente, en el inicio de la gala

A pesar de todos los retos que conlleva la celebración de un evento de tales dimensiones, la Academia del Cine se enfrentaba en Málaga a uno en especial: transformar el Palacio de Deportes José Mª Martín Carpena en un auditorio adecuado para la gala. El resultado, finalmente, cumplió con las expectativas de los expertos.

Foto del exterior del Palacio Martín Carpena
Foto del exterior del Palacio Martín Carpena

Una de las grandes novedades de esta 34 edición fue la considerable representación política que acudió al evento y que estuvo encabezada por el presidente Pedro Sánchez. Es importante destacar que, hasta ahora, solo José Luis Rodríguez Zapatero había hecho acto de presencia en los Goya. Sánchez estuvo acompañado por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes y por el Alberto Garzón, ministro de Consumo.

Alberto Garzón, ministro de Consumo
Alberto Garzón, ministro de Consumo

Durante la gala brillaron tres malagueños. Antonio Banderas y Belén Cuesta recibieron la estatuilla por sus interpretaciones en “Dolor y Gloria” y “La trinchera infinita”, respectivamente. Por su parte, Pepa Flores fue galardona con el Goya de Honor.