Cerrar

Málaga y ese tren lleno de oportunidades.

málaga

José Carlos Escribano de Garaizabal. Presidente de la Cámara de Comercio de Málaga

Creo que esta era de la digitalización y las nuevas formas de comunicarse, especialmente a través de las redes sociales, es realmente fascinante. El entorno de las nuevas tecnologías ha cambiado nuestras vidas. Tras la pandemia del COVID y el salto enormemente acelerado de los procesos digitales, estamos experimentando un cambio increíblemente profundo a niveles sociales, empresariales y personales. Los negocios, a cualquier nivel, están marcados por un ritmo que lo dicta la globalización de nuestro mundo.

Igual de emocionante es este nuevo período que se abre para mí personalmente, ya que, tras haber tenido el honor de ser recientemente elegido presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, comenzamos una andadura en la que, estoy convencido, debemos tener puesto nuestro punto de mira en el horizonte digital. Hemos de lograr una institución referente, que sea un aliado y un compañero fiable para las empresas en los caminos de la internacionalización, la digitalización, la innovación y la sostenibilidad.

Es cierto que vivimos un contexto económico incierto y que las previsiones tienden a una previsible desaceleración, pero, en la Cámara nos ilusiona pensar que nuestras actuaciones permitirán a los empresarios de Málaga confiar plenamente en ella y ayudarlas a superar esta situación.

Pondremos en marcha nuevos programas en 2024 que posibilitarán desarrollar proyectos tecnológicos y digitales a nuestras pymes y autónomos, contando con las correspondientes ayudas de fondos de la Unión Europea.

Porque Málaga sigue manteniendo su ascenso económico, incluso a pesar de las crisis, lo que ha supuesto una lógica confianza en su futuro, especialmente, por parte de muchas empresas a nivel internacional que se han visto atraídas, en particular, gracias al despertar digital y tecnológico, por eso, no podemos perder ese tren lleno de oportunidades.
Al hablar de los sectores productivos, no podemos olvidarnos del principal motor económico, el turismo y su buena marcha, ya que en el último año nos visitaron más de 12,8 millones de turistas, aportando al PIB malagueño más de 17.081 millones de euros, récord de ingresos por este concepto.

De igual forma, las exportaciones malagueñas continúan su marcha ascendente, alcanzando, entre enero y septiembre, la cifra de 2.471 millones de euros, un 15,53% más que el mismo período del año anterior, básicamente guiadas por el sector agroalimentario con más del 42% y los productos industriales y nuevas tecnologías con el 36%.
En relación a esto último, me gustaría destacar el proyecto “Hub Málaga Export”, puesto en marcha por la Cámara y encaminado a maximizar la visibilidad y posicionamiento internacional de las empresas malagueñas y a potenciar sus procesos de internacionalización.

Todo ello, junto al nuevo coworking digital para emprendedores que estamos ultimando en el Palacio de Villalcázar, a la formación, a la creación y consolidación de empresas, nuestros Viveros, etc., nos permitirá prestar verdaderos servicios útiles que aporten lo necesario para hacer que nuestras empresas sean mucho más innovadoras y competitivas para ese futuro que, prácticamente, ya está aquí.

José Carlos Escribano de Garaizabal
Presidente de la Cámara de Comercio de Málaga

scroll to top