David Fernández

La industria cinematográfica y audiovisual ya son consideradas innovadoras por la reforma fiscal

18/11/2014

Compartir:

mailEnvía printimprime
crossEnviar por correo a:
David Fernández

La recién aprobada Reforma Fiscal contempla que las empresas que destinen cuantías superiores al 10 por 100 de su cifra de negocio a actividades de I+D, podrán elevar de tres a cinco millones de euros anuales el importe monetizable de la deducción por I+D. En el Anteproyecto de Ley se establecía un porcentaje de deducción por I+D incrementado del 50 por 100 para estos casos. Sin embargo, el Proyecto de Ley sustituye dicho porcentaje, incrementado por el nuevo límite de cinco millones de euros, a fin de adelantar e incrementar la seguridad de la deducibilidad efectiva de las cantidades invertidas en I+D en aquellas inversiones especialmente intensivas.

Esta es sin duda alguna una muy buena noticia para la Industria cinematográfica y audiovisual en general, ya que la deducción por innovación se extiende al sector de la animación y los videojuegos. Las tareas de diseño y animación, hasta ahora no consideradas innovadoras y deducibles, podrán serlo en todas las fases del desarrollo de cualquier material audiovisual (videojuego, película, etc.), lo que supondrá una reducción en el impuesto de sociedades de un 12% de los gastos efectuados en el período impositivo, directamente relacionados con estas actividades, que se apliquen efectivamente a su realización y consten específicamente individualizados por proyectos.

Hasta ahora, el desarrollo de videojuegos no era considerado innovador como tal, salvo que la empresa hubiese desarrollado algún nuevo sistema interactivo con el jugador, algún nuevo motor de juego tecnológicamente diferente y novedoso, etc. Todas las tareas de diseño y animación se consideraban rutinarias y no eran deducibles.

Con estos nuevos cambios, y a falta de conocer más detalles, las empresas que desarrollan videojuegos o material audiovisual, como por ejemplo películas o series de animación, podrán deducirse por las actividades relacionadas con el diseño y desarrollo de sus prototipos o pilotos. En el caso de los videojuegos, estamos hablando desde la concepción o idea (storyboard), el Diseño (historia, guion, sonido, mecánica de juego, etc.), pasando por la elaboración/producción de la primera versión jugable o versión alpha (diseño gráfico, animación, programación e implementación), hasta las Pruebas alpha. En el caso de las series o películas de animación, la situación sería la misma, pudiendo abarcar hasta el desarrollo de la primera versión o piloto (en el caso de series de animación).

Asimismo, en la Reforma Fiscal, el Impuesto sobre Sociedades incorpora una bajada de tributación y medidas para fomentar la competitividad de las empresas y simplificación de deducciones. Con el objetivo de consolidar la aproximación de la fiscalidad de las empresas a los países del entorno, el tipo de gravamen general se reducirá desde el 30 por 100 al 28 por 100 en 2015, y al 25 por 100 en 2016. Se crea una reserva de capitalización (minoración del 10 por 100 de la base imponible por incremento de fondos propios), que sustituye a la actual deducción por reinversión de beneficios.

Las Pymes, tendrán además acceso a una nueva reserva de nivelación. Se trata de una minoración del 10 por 100 de la base imponible con un límite de un millón de euros. La cantidad se compensará con bases imponibles negativas en un plazo de cinco años. Se mantiene además el régimen especial de entidades de reducida dimensión, que ofrece otros beneficios a las pymes como la libertad de amortización.

El nuevo Impuesto sobre Sociedades ofrece una reordenación de deducciones, manteniendo las de por creación de empleo y potenciando la de I+D+i. Al mismo tiempo, se amplía la base imponible del impuesto para acercar el tipo efectivo al tipo nominal. Para ello, se limita la deducibilidad de gastos por deterioro, se mantiene la limitación de gastos financieros y se fija un límite general del 60 por 100 a la compensación de bases imponibles, que empezará a operar en 2016.

Con el objetivo de favorecer el desapalancamiento financiero (control del endeudamiento empresarial), se fija un límite general del 60 por 100 a la compensación de bases imponibles negativas, que empezará a operar en 2016. Se trata de una medida equiparable a la fiscalidad del entorno con el fin de sanear los balances de las empresas españolas.

Para mantener la recaudación en 2015, se prorrogan para ese ejercicio las medidas temporales en vigor (pagos fraccionados incrementados, limitación de compensación de bases imponibles negativas y fondo de comercio), que afectan fundamentalmente a las grandes empresas. Por otro lado, se equipara el trato fiscal de participaciones de entidades residentes y no residentes para adecuarlo al tratamiento internacional.

La reforma fiscal introduce también nuevos incentivos fiscales para actividades muy determinadas, que ayuden al crecimiento económico y al cambio de modelo productivo. Es el caso de las actividades industriales, para mejorar la competitividad de los procesos productivos intensivos en electricidad, se amplía la exención parcial (85 por 100) del Impuesto de Electricidad a todos los procesos en los que el coste de la electricidad supere el 50 por 100 del coste de producción.


David Fernández Mosquera

Consultor Senior Financiación de la Innovación

Área Tecnologías de la Información y la Comunicación

Alma Consulting Group


Quién es Quién en la empresa de Málaga

Galerías

Encuesta

¿Aumentará en 2017 su presupuesto para actividades de ocio?