Sanidad

El Hospital Parque San Antonio incorpora una innovadora técnica para el recambio de la válvula aórtica

Se aplica a pacientes con alto riesgo quirúrgico o inoperables
09/02/2015

Compartir:

mailEnvía printimprime
crossEnviar por correo a:

 E.P.

El Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga, perteneciente al grupo sanitario Vithas, ha incorporado a los servicios de la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista una innovadora técnica para realizar el recambio de válvula aórtica a través de catéter, lo que resulta menos agresivo para el paciente.

   La técnica de implante de prótesis valvular aórtica transcatéter (TAVI) es mucho menos agresiva e invasiva para el paciente, necesitando sólo un par de punciones externas a través de las arterias femorales, a las cuales se accede a nivel de las ingles y desde donde trabajan los cardiólogos intervencionistas. De esta forma se elimina la necesidad de intervenir a corazón abierto.

   Se aplica a pacientes con estenosis aórtica severa, una dolencia cardíaca que se produce por la estrechez de la válvula aórtica, impidiendo la salida correcta de sangre desde el corazón al resto del organismo, y que se traduce en asfixia, dolor de pecho o pérdida de conciencia, pudiendo llegar a provocar la muerte del paciente si no se interviene.

   La mayor parte de los casos se producen por efectos degenerativos asociados a la edad. La técnica TAVI está indicada, actualmente, para pacientes de alto riesgo quirúrgico e inoperables, que, por enfermedades asociadas, pueden sufrir complicaciones en el quirófano o en el posoperatorio de la cirugía de reemplazo valvular aórtico clásica.

   Según indicaron desde la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Vithas Parque San Antonio, se está trabajando para extender esta técnica a otros pacientes con menor riesgo quirúrgico.

   Los primeros resultados, con éxito tanto en el implante como en el posoperatorio, invitan a que puedan ser más los afectados que se sometan a esta técnica TAVI.

ANESTESIA LOCAL

   La técnica sólo necesita anestesia local y sedación. A partir de ahí, a través de un catéter que se introduce desde la arteria femoral hasta el corazón, se dilata con un balón la válvula aórtica nativa para después implantar en esa posición la nueva. De esta forma se libera la obstrucción y la estrechez.

   Una vez que se ha realizado el implante, se retiran los catéteres y se cierran las zonas de punción con un sistema que no necesita sutura quirúrgica, ya que, al ser tan mínimamente invasivas, no afectan ni funcional ni estéticamente al organismo del paciente.

   "Una operación tan delicada como es la de la válvula aórtica suponía siempre un riesgo para el paciente y, a partir de esta técnica, el tiempo de estancia tras la intervención suele estar entre las 48 y las 72 horas, cuando con otras técnicas era como mínimo una semana", señaló el gerente del Hospital Vithas Parque San Antonio, Jaime Muñoz.

   Añadió, además, que "se elimina la necesidad de cirugía abierta y mientras se realiza la intervención el corazón funciona mecánicamente".

   El Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga se fundó en 1962 y pone a disposición de sus pacientes un equipamiento sanitario compuesto por 90 camas y siete de UCI, nueve quirófanos, tres paritorios y 22 especialidades en consultas externas, junto con una Unidad de Urgencias operativa las 24 horas de los 365 días del año.


Quién es Quién en la empresa de Málaga

Galerías

Encuesta

¿Aumentará en 2017 su presupuesto para actividades de ocio?