José Manuel Luque

Atraer talento u ofrecer talento

11/11/2015

Compartir:

mailEnvía printimprime
crossEnviar por correo a:
José Manuel Luque


¿Cómo atraer talento a tu organización?. Tips, papers, talleres, claves, factores críticos…


Bastante literatura al respecto y muchas jornadas y seminarios. Si entendiéramos Talento como la suma de Competencias más Valores, y así es como creo que debe entenderse, la balanza debiera estar equilibrada entre lo que se pide y lo que se ofrece. Pero no me refiero aquí a lo que se da en términos de condiciones laborales o de posibilidades de desarrollo de carrera profesional. Ni mucho menos, ya que eso no garantiza en absoluto el
equilibro, aunque la mayoría de los mortales y muchos de los empleadores crean que sí.

Se buscan perfiles que destilen autocontrol, iniciativa, adaptación al cambio, orientación al logro y al cliente, que sepan trabajar en equipo, negociar, delegar, comunicar y que además sean creativos, responsables, comprometidos, confiables, autónomos… ¡Qué mínimo!, ¿no?. Puestos a pedir…

¿Pero cuál es la contrapartida?. ¿Aquella que, de fondo, posibilita que las personas se vinculen con las empresas en las que trabajen, aquella que no tiene nada que ver con lo material?. Si la organización en concreto, la que busca atraer talento, es un entorno en el que se trabaja bajo mucha presión y además poco estructurado, ¿qué tipo de persona/profesional va a encajar mejor, más allá de la brillantez de su currículum?. Y no sólo eso, sino también, ¿qué escenario real, qué fundamentos de valor, qué estilo de dirección hay que presentar al candidato para, no sólo atraerle, sino conseguir su vinculación, su compromiso en el tiempo?.

En definitiva, si queremos que el talento que buscamos se tatúe el nombre de nuestra empresa, asuma como suyos los objetivos y se sienta orgulloso y partícipe de los logros de la misma, tenemos que poner en nuestro lado de la balanza un conjunto de valores, de comportamientos y de “caldos de cultivo” en los que se equilibren nuestras aspiraciones como empleador con lo que estamos dispuestos a entregar a cambio. Los duros a cuatro pesetas salen muy caros cuando el desajuste es en valores y en estilos de comunicación o dirección.

Conocimientos, experiencia, competencias y habilidades, rasgos de personalidad, compromiso, confiabilidad, lealtad… ¿De verdad que ofrecemos lo mismo?.


Jose Manuel Luque Menéndez
Socio de Cross&Grow
Profesor de ESIC Marketing&Business School


Quién es Quién en la empresa de Málaga

Galerías

Encuesta

¿Aumentará en 2017 su presupuesto para actividades de ocio?