Retos y realidades en la gestión del talento

0
438

¿Qué demandan hoy en día las empresas respecto al nuevo empleado? La parte esencial o nuclear no ha cambiado, es decir, las empresas siguen buscando maximizar el
valor que le aporta cada empleado en su ámbito de desempeño. Claramente en los últimos años, estamos observando cómo la transformación digital de las compañías está obviamente afectando al perfil de sus empleados y colaboradores, por lo que el mayor reto al que se enfrentan los directivos y líderes empresariales es encontrar el equilibrio entre esta transformación y el vínculo con el negocio tradicional. Por ello, la labor de los departamentos de Recursos Humanos en este ámbito es clave, pues por un lado tienen que ir transformando el estilo directivo en su compañía para saber gestionar estos nuevos perfiles, y por otro lado enfocarse en la retención y atracción del talento, ya que en la actualidad los profesionales dan más valor a otras variables como la conciliación o el ambiente laboral, más allá del salario.

¿Qué nuevas competencias demandan las compañías frente a las competencias  tradicionales?
Adaptabilidad: Capacidad para tener un rol versátil ante nuevos proyectos y/o funciones.
Creatividad e Innovación: Las compañías demandan profesionales que tengan recursos
suficientes para afrontar los retos y los problemas, desde otro punto de vista con nuevas y creativas soluciones.
Conectividad: La tecnología hoy en día nos permite estar permanentemente conectados y al mismo tiempo disponer de un acceso constante a las herramientas y recursos necesarios para ejercer nuestro rol independientemente de donde nos encontremos.
Aprendizaje constante: Ser capaz de aprender diariamente y al mismo tiempo tener la inquietud y entusiasmo para tener una mente orientada a la adquisición de nuevos conocimientos, conocer nuevas herramientas y perfeccionar nuestras habilidades.
Polivalencia: Cada vez más las funciones tradicionales de un puesto tienen menos fronteras, por lo que el empleado debe ampliar su rol y tener la capacidad de ir cambiando su rol a medida que las necesidades vayan cambiando. Las compañías huyen de los perfiles que únicamente realizan sus funciones específicas que están relacionadas con su
responsabilidad.
Habilidades relacionales: Las compañías cada vez dan más importancia a las habilidades
de sus actuales y nuevos empleados, pues hoy en día aunque siguen existiendo organizaciones muy jerarquizadas, los profesionales tienen que desarrollar habilidades de comunicación, de relación y trabajo en equipo para trabajar en un entorno mucho más colaborativo debido principalmente a la nueva manera de relacionarnos con herramientas
muy innovadoras y con acceso permanente y masivo, un ejemplo claro son las redes sociales corporativas, herramientas de comunicación interna , apps,…

¿Cómo está afectando esta nueva realidad a los actuales y futuros planes de formación corporativos? Principalmente las organizaciones están muy centradas en determinados programas transversales que tienen como objetivo difundir la cultura y los valores en los diferentes perfiles para crear un modelo de compromiso y al mismo tiempo otras iniciativas que no necesariamente tienen un objetivo formativo, si no que buscan mejorar la marca como empleador. Adicionalmente se están desarrollando programas de liderazgo orientados a los directivos para que sepan dirigir a estos nuevos perfiles y sean capaces
de liderar esta transformación.

Desde el punto de vista de áreas de conocimiento, la disciplina digital está teniendo obviamente mucho protagonismo en los actuales planes de formación y no solo dirigido a las áreas de negocio digital, pues también se desarrollan programas de cultura digital
de manera masiva para los empleados y programas específicos para la alta dirección.

En cuanto al enfoque y la metodología, las grandes compañías ya están desarrollando iniciativas que adaptan y segmentan aún más los programas, en función del empleado, no sólo con las variables tradicionales tales como: años de experiencia, posición, nivel de conocimientos o la edad. Para ello, los recursos de aprendizaje y las nuevas herramientas cobran más importancia hoy en día, y permiten al empleado ir desarrollando su aprendizaje
con mayor flexibilidad, dónde se encuentre, en el momento del día o de la semana que seleccione y consumir diferentes recursos y herramientas, bajo un modelo de aprendizaje que garantice su mejora y el valor del empleado.

Por último, obviamente siguen existiendo necesidades formativas que deben enfocarse más
en la práctica y experiencia, por lo que determinados programas deben mantener su esencia y secuencia de aprendizaje, pues ahí es donde está su valor, e incorporar determinadas novedades que mejoren la experiencia del alumno todavía más.

Sergio Alonso Gallardo.                                                                                               Director de Executive Education ESIC Business & Marketing School.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here